Transporte interprovincial perdió Bs 12 MM por el conflicto de Achacachi

Transportistas interprovinciales marchan por el centro paceño.
Foto: Jorge Mamani

 

Redacción central / Cambio

La dirigencia de la Federación del Transporte Interprovincial de La Paz perdió al menos 12 millones de bolivianos debido al bloqueo caminero y a las movilizaciones protagonizadas por comunarios de Achacachi que impiden la circulación en ocho provincias.

Ayer en la mañana los afiliados al sector protagonizaron una marcha de protesta que se inició en la ciudad de El Alto y culminó en la urbe paceña.

Los transportistas exigieron a las autoridades del Ejecutivo la pronta intervención en el conflicto para suspender el bloqueo que impide transitar hacia Copacabana y otros sectores aledaños, puesto que las pérdidas económicas ascienden al menos a Bs 12 millones.

“Estamos cansados de estos bloqueos, pedimos soluciones al Gobierno, que intervenga el Defensor del Pueblo, nosotros estamos pagando los platos rotos en este conflicto que nada tenemos que ver”, manifestó el dirigente Roberto García.

Aseguró que los más de 60 sindicatos están imposibilitados de trabajar, puesto que los bloqueadores rompen los parabrisas de sus vehículos, pinchan las llantas e incluso los amenazan para que no vuelvan a intentar pasar cerca de las protestas.

La marcha llegó hasta el Ministerio de Gobierno para exigir una audiencia con su titular, Carlos Romero.

“Necesitamos trabajar, queremos garantías para poder transitar con total normalidad, estamos siendo perjudicados por los hermanos de Achacachi, que se aprovechan de su condición de ciudad intermedia”, aseguró.

Comunarios de Achacachi exigen desde marzo la renuncia del alcalde Édgar Ramos, quien está acusado de diversos actos de corrupción durante su gestión.

Al respecto, Ramos negó ayer que haya sido secuestrado por los pobladores en la ciudad de El Alto, como se difundió en algunos medios de comunicación.

 

ALGUNOS PERJUICIOS

  • Los bloqueos en la doble vía San Roque-Huarina impiden el paso a ocho provincias.
  • Los transportistas buscan vías alternas para llegar a Copacabana y zonas aledañas.
  • Se denunció que varios vehículos públicos fueron destrozados por los comunarios.