Una mujer huyó luego de 36 años de encierro en una casa

La mujer relató todo el calvario que vivió desde sus 15 años.
Foto: Radio Fides

 

Redacción central / Cambio

Luego de permanecer 36 años encerrada en la casa en la que trabajaba desde sus 15 años sin salario, Tomasita Machaca (54) escapó de sus empleadores al enterarse de  que ellos autorizaron amputarle la pierna debido a una enfermedad.

Hace 36 años, Tomasita Machaca llegó a la ciudad de La Paz junto con su papá desde la provincia Camacho para que ella trabaje en la casa de la familia Omonte, a fin de cancelar una deuda, según un reporte de radio Fides.

La mujer relató que desde ese momento la mantuvieron encerrada y los dueños de casa le dijeron que sería una esclava hasta que se pueda pagar la deuda.

“No tenía a nadie a quien quejarme, tenía miedo porque me pegaban y me amenazaban todo el tiempo”, relató Machaca sin poder contener el llanto al recordar los constantes abusos.

Su abogada denunció que los miembros de la familia Omonte no le permitían ni siquiera salir al patio, y con el paso de los años empezó a perder la movilidad en sus piernas porque su desplazamiento se redujo solo al interior de la casa.

Esta situación le ocasionó una lesión en la pierna izquierda que le impedía moverse, ante ello, sus empleadores autorizaron la amputación de la extremidad porque no estaban dispuestos a correr con los gastos que demandaría el tratamiento médico.

Una vez que fugó del inmueble denunció lo sucedido ante la Fiscalía, y los operadores de justicia abrieron el caso por el delito de reducción a estado de esclavitud a una persona en el marco de la Ley de Trata y Tráfico.

La mujer se contactó con sus hermanos en busca de ayuda.

 

SITUACIÓN

  • El inmueble en el que permaneció encerrada está ubicado en la zona Sur.
  • La denuncia contra la familia Omonte fue presentada el 2 de agosto y hasta el momento no prestó sus declaraciones.