Urea abre era de industrialización

Hoy se inaugura la producción comercial de la planta petroquímica que transformará a Bolivia de importador a exportador del agrofertilizante.
Foto: Cambio

 

Fernando Carrafa Arancibia

La industrialización del gas natural se hace realidad con el inicio de operaciones comerciales de la Planta de Urea y Amoniaco de YPFB, destacó el ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez.

La construcción de la planta de agrofertilizantes demandó una inversión  total de $us 953 millones. Es el primer proyecto petroquímico en conclusión que convertirá al país en el principal proveedor de Sudamérica.

El ministro Sánchez destacó que el presidente Evo Morales cumplió con la agenda de Octubre de 2003, cuando la población demandó la nacionalización de los hidrocarburos, implementar un programa de industrialización del gas para diversificar la estructura económica nacional a través de la exportación de productos con valor agregado.

“Es el proyecto más importante en la historia de Bolivia, con una inversión gigante, 953 millones de dólares, pero más allá de todo, es un salto cualitativo que en más de 192 años nunca se ha consolidado la industrialización del gas; mañana (por hoy) se iniciará las operaciones de esta petroquímica gigante que cambiará el agro, la economía, el concepto de la industrialización”, declaró el Ministro.

Recordó que antes se exportaba gas rico (alto en energía) a mercados vecinos y se importaba Gas Licuado de Petróleo (GLP) principalmente de Argentina que tenía una planta separadora de líquidos en la frontera para rescatar más productos del gas boliviano.

“Cómo podíamos exportar gas para luego importar GLP cuando este producto es un derivado del gas, eso demuestra que a los gobernantes (antes de 2005) no les interesaba la soberanía energética”, cuestionó Sánchez.

Remarcó que los anteriores gobiernos no tenían una política de industrialización de los hidrocarburos y otros recursos naturales que permitan generar nuevos ingresos económicos al Estado.

“Si hubieran pensado en la industrialización, en el momento de la construcción de las plantas de Sábalo y San Alberto era la mejor oportunidad para extraer los licuables y ser autosuficientes en GLP”, apuntó Sánchez.

Funcionamiento de la planta 

A través de un proceso químico en un reactor, el gas natural (metano) se convierte en amoniaco en una primera fase. Ese producto químico tiene diferentes usos industriales; sin embargo se decidió emplear en su totalidad la producción de ese elemento para obtener urea, un fertilizante que tiene gran demanda en el mercado internacional.

El director del proyecto de Amoniaco Urea, Carlos Villar, señaló que la producción de amoniaco emplea tecnología de última generación conocida como Kellogg Brown & Root (KBR).

La planta se divide en dos secciones mayores: Área de Síntesis y Área de Granulación. Asimismo, toma como base la tecnología japonesa de la empresa Toyo Engineering Corporation (TEC) para producir urea granulada.

“El complejo tiene una capacidad de producción de 2.100 Toneladas Métricas Día (TMD) de urea con un consumo de gas que bordea los 50 millones de pies cúbicos día”, declaró Villar.

Asimismo, el Gasoducto Planta Amoniaco Urea (GPAU) proveerá de gas natural seco a la planta. Éste demandó una inversión de $us 12,1 millones.

La producción de urea granulada, muy parecida a un grano de soya de 2 a 4 milímetros de diámetro, se empleará como fertilizante que se aplicará a los cultivos degradados para proveer  nitrógeno a los cultivos de soya, maíz, arroz, papas, girasol, trigo, entre otros productos.

En esa línea, el ministro Sánchez señaló que el nuevo complejo ayudará a potenciar la industria agrícola del país porque se incrementarán los rendimientos de los cultivos.

“Este fertilizante incrementará hasta en 42% la productividad por hectárea en los cultivos de cereales”, remarcó.

Con la puesta en operación de la planta, Bolivia dejará de importar cerca de 30.000 toneladas de urea por año y consumirá el fertilizante de YPFB a precios preferenciales, según Sánchez.

La planta de Bulo Bulo será operada por Samsung durante seis meses y luego pasará a la administración de técnicos de la estatal petrolera.

-------------------------------------

La nueva planta está ubicada en un punto estratégico para exportar a países vecinos

 

El complejo de urea fue construido en la localidad de Bulo Bulo, municipio Entre Ríos, Provincia Carrasco del departamento de Cochamba.

La estatal petrolera trabajó en un plan de logística de transporte y comercialización de urea mediante vía férrea y camiones para llegar hasta el Puerto Busch, en la frontera con Brasil.

“Algunos hermanos bolivianos de oposición ven como una debilidad la ubicación de la planta de Bulo Bulo por la distancia de transporte, los empresarios y gobernadores de Brasil ven como una fortaleza (esta ubicación) porque estamos a un día y medio del área de consumo final”, dijo el ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez.

Explicó que Brasil será el principal mercado de exportación del agrofertilizante, seguido por el norte argentino, Perú y Paraguay que también expresaron su interés.

La autoridad del Gobierno señaló que los países vecinos importan el fertilizante de China, Rusia y otros países que toman cerca a dos meses la internación de ese producto.

El gerente general de Proyectos, Plantas y Petroquímica de YPFB, Mauricio Alvarado Foronda, señaló que  Bolivia cubrirá cerca del 30% del déficito de urea de Brasil.

La construcción de la vía férrea en el tramo Montero Bulo Bulo permitirá reducir los costos de transporte de urea. Dicha obra avanza por tramos hasta llegar a la planta de YPFB.

Para transportar la cantidad de fertilizantes al mercado externo, YPFB cuenta con 250 vagones planos tipo “espina de pescado” y 500 contenedores, material en el que invirtió $us 29 millones. Cada vagón tiene una capacidad de transporte de 50 toneladas. Un convoy estará compuesto por 48 vagones y 96 contenedores.

El transporte de urea comenzará en la Planta de Urea y Amoniaco ubicada en Bulo Bulo, del trópico cochabamino, mediante camiones hasta la ciudad de  Montero, Santa Cruz, donde la Ferroviaria Oriental tendrá una terminal de transferencia de carga.