Financiamiento mixto y primarias, ejes de la futura ley de organizaciones políticas

Foto: TSE
Uno de los talleres efectuados por el TSE con entidades de mujeres para tratar la nueva Ley de Organizaciones Políticas.

Fernando del Carpio Z.

Como define la Constitución Política del Estado, los tres tipos de organizaciones políticas, partidos políticos, agrupaciones ciudadanas y organizaciones de los pueblos indígenas, estarán incluidos en la Ley de Organizaciones Políticas que está en la recta final de su elaboración.

El vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), José Luis Exeni, explicó que la normativa constará de cuatro partes; la primera, disposiciones generales donde se habla del alcance, tipo de organizaciones y requisitos.

Una segunda parte específica sobre democracia interna y estructura orgánica; la tercera trata sobre el modelo de financiamiento y fortalecimiento público a las organizaciones políticas y la cuarta, más procedimental, para la gestión de denuncias y recursos que pueden interponer las organizaciones políticas. 

Exeni, indicó que en la actualidad están vigentes la Ley de Partidos Políticos, de 1999 del Gobierno de Hugo Banzer, y la Ley de Agrupaciones Ciudadanas y Pueblos Indígenas, de 2004 del Gobierno de Carlos Mesa. “Ambas están claramente desfasadas respecto a la Constitución y al actual horizonte democrático”.

Por esa razón, el TSE inició en mayo y durante cuatro meses un largo proceso deliberativo de la norma dada su centralidad e importancia.
Se realizaron nueve talleres departamentales donde participaron diferentes actores, así como medios de comunicación y periodistas.

También, cuatro encuentros con autoridades indígena originario campesinas de tierras altas y bajas, y uno específico con mujeres indígenas.
Además se desarrollaron encuentros con los delegados, jefes y dirigentes de los partidos políticos que tienen personería jurídica.

Se vio legislación comparada de otros países de América Latina sobre partidos políticos para ver nuevas prácticas y hacer un análisis técnico, y en base a ello se hizo recientemente un taller nacional con varios actores, especialistas, partidos, indígenas, mujeres, académicos, jóvenes y organizaciones de mujeres.

“Ha sido un proceso largo de deliberación y consulta para reafirmar esta construcción participativa de la ley. Pero también hemos hecho un análisis técnico jurídico de las leyes vigentes”, apuntó.

Después de esa fase, ahora lo que sigue es el trabajo más técnico de redacción del proyecto de ley, “en el que ya estamos trabajando con el equipo técnico de apoyo, y hasta noviembre a más tardar enviaremos el proyecto de ley a la Asamblea Legislativa Plurinacional”.

Financiamiento
El tema del financiamiento a las organizaciones políticas es uno de los más polémicos. Exeni subraya que “no está prevista la posibilidad de restituir el financiamiento directo, como había entre 1997 y 2008”.

“Se está explorando y planteando un modelo de financiamiento mixto, que combine el actual financiamiento privado que existe, pero con restricciones, para garantizar que sean recursos físicos auditables, lo que hemos denominado fortalecimiento público”, remarcó. 

Se considera contar con recursos administrados por el Órgano Electoral para dos cosas: 

En años electorales para la distribución a todos los participantes de franjas en medios de comunicación con el fin de hacer conocer su propaganda y propuesta, con un criterio de igualdad y de proporcionalidad.

En años no electorales, serán recursos para cursos de capacitación, formación, renovación de liderazgos, investigación, todo lo que implique fortalecer la vida orgánica de las organizaciones políticas y sus mecanismos de deliberación y discusión. Este modelo mixto está previsto que implique recursos provenientes del Tesoro General del Estado.

Nuevos partidos
Sobre el porcentaje que se debería plantear para conformar una organización política, el TSE propone que sea 1,5% del padrón electoral.

“Unos creen que debería ser un poco menos, otros un poco más, es una solución razonable para garantizar que sea inclusiva”, apuntó.

Para Exeni una innovación interesante es que plantean la posibilidad de avanzar en los mecanismos de primarias obligatorias para la definición del binomio presidencial.

“Es dar un nuevo salto democrático para que sean las propias militancias de las organizaciones políticas las que, en un mecanismo ciertamente democrático verificado por el Órgano Electoral, elijan a su binomio presidencial”, subrayó.

Democratización
“Creemos que va a ser una ley que mejorará la norma respecto a todas las organizaciones políticas, será un avance democrático importante”, subrayó.

El TSE, según Exeni, confía en que el proyecto de ley, una vez que ingrese a la Asamblea Legislativa, sea tratado de inmediato porque tal como se reconoce en el ámbito político nacional es importante para garantizar la democratización partidaria, y su esencia de sujetos democráticos en elecciones.

En esa dirección considera que los partidos que tienen presencia en la Asamblea acogerán este proyecto de ley porque no es resultado de un trabajo técnico de gabinete, sino de un largo proceso de consulta y deliberación pública realizado en todo el país.

“La ley llega en un momento de oportunidad política especial, cuando no hay a la vista elecciones nacionales ni subnacionales y por lo tanto no corre el riesgo de contaminarse, estamos a más de dos años de las próximas elecciones, entonces es relevante el momento político”, remarcó.