EEUU y su política exterior de intromisión

 

Las políticas de Washington para la región latinoamericana están definidas, y hasta ahora lo que se vio es una ofensiva que vulnera la soberanía de los países bajo el control de gobiernos progresistas. ¿Cómo se materializa este lineamiento? Promueve y fomenta actividades desestabilizadoras, amplifica y magnifica hechos políticos mediante campañas mediáticas para debilitar la gestión gubernamental, y apoya a la oposición en todas sus iniciativas.

En una entrevista que Ariel Noyola Rodríguez realizó al sociólogo estadounidense James Petras se revelan las intenciones de la política exterior de Estados Unidos y las pretensiones a partir del control de los Estados de la región latinoamericana.

En su análisis, el académico parte de la evidencia de que el Gobierno de Estados Unidos otra vez está ganando presencia en América Latina, incluso socavando alianzas regionales importantes, como el Mercado Común del Sur. “No estamos hablando simplemente de un ataque contra la soberanía de un solo país, se trata de una gran ofensiva que vulnera la soberanía de toda América Latina”, dijo.

El Gobierno de Estados Unidos cree que, después de haber retomado el control del Gobierno en Brasil y Argentina, y de intensificar su campaña contra Nicolás Maduro en Venezuela, es el tiempo de presionar sobre Bolivia, y para ello recurrió inicialmente a Luis Almagro, secretario general de la OEA, para cuestionar una acción legal que busca restituir los derechos políticos de autoridades con el fin de que se postulen en futuras elecciones, lo que representa una clara injerencia en asuntos internos de Bolivia.

Ayer el ministro de Justicia, Héctor Arce, denunció que la misión permanente de Estados Unidos ante la OEA organizó una reunión, un conversatorio con los senadores de la oposición Óscar Ortiz y Arturo Murillo, con la participación de algunos embajadores acreditados ante ese organismo. 

Este acto de intromisión es inaceptable, porque se trata de un encuentro en el que la oposición y representantes de Gobiernos afines a Estados Unidos hablarán de Bolivia para definir acciones políticas.