La historia detrás de la foto más famosa del Che

Foto: EFE

Yeny García / EFE, La Habana

Estricto como era, quizá a Ernesto Che Guevara no le habría gustado que su fotografía, tomada en un acto solemne, se haya convertido en una de las imágenes más reconocibles del mundo, con infinitas interpretaciones dentro de la cultura pop y originales vendidos por miles de dólares.

Ni siquiera la cruda visión del cubano-argentino sin vida, vejado y mostrado como un trofeo después de su caída en Bolivia, ha podido ganar en difusión y carga emotiva al poderoso primer plano con la boina militar de la estrella y mirada perdida, titulada Guerrillero heroico por su autor, el fotógrafo cubano Korda.

Procedente del mundo de la moda, Alberto Díaz ‘Korda’ cubría para el desaparecido diario Revolución el acto de despedida al centenar de víctimas de la explosión de La Coubre, un barco llegado desde Bélgica a La Habana con armas y municiones para la entonces naciente Revolución Cubana, cuyos dirigentes calificaron el suceso de “sabotaje”.

Korda (La Habana, 1928 - París, 2001) contó que le tomó “un minuto y medio”, porque el Che, que se encontraba detrás de Fidel Castro y otros dirigentes en la improvisada tribuna, sólo salió un instante y pronto volvió “a perderse en el fondo de la tarima”.

Al fotógrafo le impresionó la mirada del guerrillero, entonces de 31 años, llena de “pura ira por las muertes ocurridas el día anterior”, dijo luego.

Fue “un instante de suerte”, confesó Korda, que hizo una toma horizontal y otra vertical, pero desechó la segunda porque sobresalía una cabeza detrás del hombro de Guevara.

De ese acto, celebrado el 5 de marzo de 1960 en la esquina habanera de 23 y 12, quedó la frase de Fidel Castro: “Patria o muerte” y la no menos simbólica fotografía del Che, que rivaliza en fama con imágenes de culto, como la de Marilyn Monroe con la falda levantada y la Mona Lisa de Leonardo Da Vinci.