Luchamos contra el intervencionismo militar de EEUU

Rodríguez le ordenó al sgto. Mario Terán que mate al Che. Le pidió que le dispare debajo del cuello para que parezca que murió en combate.

Enviados especiales de Cambio

Estamos en otros tiempos, tiempos de la liberación democrática. Hace 50 o 60 años, la lucha era muy distinta, era armas, con balas; ahora es con la conciencia y el voto, son revoluciones democráticas; es totalmente diferente, dijo ayer el Jefe de Estado. 

Acusó a un exjefe de los Boinas Verdes norteamericanos como el “asesino confeso” del Che, luego de que tomaron el mando de uno de los batallones Ranger del Ejército boliviano, con el pretexto de entrenamiento antiguerrillero.

Evo Morales recordó que la victimación del líder antiimperialista fue orquestada por los militares estadounidenses que ordenaron poner fin a su vida por la lucha histórica que planteó no sólo para Bolivia, sino para toda Latinoamérica.

Relató, mediante su cuenta de Twitter, pasajes del libro Persiguiendo al Che, donde quedó  documentado que Boinas Verdes de EEUU, al mando del mayor Ralph Shelton, intervinieron contra la guerrilla del Che.

“Gral. Luis Reque Terán confirmó haber conocido a los Boinas Verdes de la misión militar de EEUU que intervino contra la guerrilla del Che (...) Boinas Verdes de EEUU tomaron el mando de segundo batallón de Rangers del Ejército boliviano con la excusa de entrenamiento contra guerrilla”, escribió. 

Morales explicó que Shelton escogió al capitán Gary Prado para que aconseje a los Boinas Verdes cómo aplicar mejor sus técnicas.

Indicó también que el exagente de la CIA Félix Rodríguez, vinculado a George W. Bush, fue quien torturó al Che y dio orden de asesinato al sargento Mario Terán. “Le pidió que dispare debajo del cuello para que parezca que murió en combate”.

“Luchamos contra el intervencionismo militar, estamos en tiempos de la liberación de nuestros pueblos democráticamente”, concluyó.

---

Durante la jornada en que siguió los pasos del Che, el Jefe de Estado dijo que son “tiempos de la liberación de nuestros pueblos democráticamente”, aunque denunció también el intervencionismo militar estadounidense y recordó que el “asesino confeso” del guerrillero heroico es el My. Ralph Shelton.