“Hay que definir un calendario anual”

El entrenador Luis Orozco habla de la Selección y sus necesidades.
Cambio

La Paz / Reynaldo Gutiérrez

Para Luis Orozco, el proyecto que lleva adelante el técnico de la Selección Nacional, Mauricio Soria, es importante para mejorar el fútbol boliviano en todos sus niveles, pero le falta definir un calendario anual fijo, que le permita desarrollar su plan con tranquilidad.

—¿Cómo califica el trabajo de Mauricio Soria al frente de la Selección?
—Mauricio tuvo la virtud de presentar un proyecto que comprende un buen calendario para realizar un trabajo en la Selección de mayores y menores, lo que dice bien de la mentalidad, trabajo bien planificado, metódico y sigmático que maneja como profesional. Hasta ahora, su labor es considerada aceptable a pesar de la irregularidad de la dirigencia de la Federación, Liga y Asociación Nacional de Fútbol (ANF).

—¿Dónde estuvo la clave para levantar el nivel?
—Sabemos que Soria de forma innata tiene un liderazgo natural por todo el bagaje de experiencia que tuvo como jugador, y eso le permite llegar al futbolista de manera individual, manejar el grupo, asumir el liderazgo, en el trabajo cotidiano y en el vestuario, eso es importante para un técnico que tiene la mentalidad de desarrollar una labor seria y responsable.

—¿El proyecto de Soria está bien elaborado o faltan algunos aspectos para mejorar?
—De hecho, su proyecto tiene una base sólida con las necesidades actuales del fútbol boliviano, sin embargo le falta definir un calendario anual fijo y bien determinado, para la Selección mayor y de menores, y este tipo de labor lo que más precisa es una dirigencia que haga un trabajo con responsabilidad y deje de lado la improvisación. Sólo así el plan de trabajo de Soria se consolidará, con la finalidad de buscar la identidad del fútbol boliviano.
Hasta ahora tenemos una hibridez que la venimos arrastrando desde el 93 por la falta de compromiso y conocimiento de los dirigentes de la Federación y la Liga sobre lo que es el fútbol y su necesidades.
Para consolidar este proyecto se necesita que esté respaldado por una federación que genere un cambio estructural, un cambio de sus estatutos, y asuma con responsabilidad su rol como ente máximo que rige el fútbol.

—¿Y la infraestructura?
—Para hablar de un proyecto tenemos que sustentar con bases de una federación que tenga dirigentes capaces, una estructura bien definida no solamente para la Selección mayor, sino que comprenda todo el trabajo de las selecciones menores en los diferentes departamentos, y el primer paso lo dio Mauricio Soria al nominar cuerpos técnicos en cada departamento, técnicos que tienen que capacitarse para realizar un trabajo eficaz.
En este tema, la respuesta la tienen los dirigentes para seguir con el proceso, y solamente así el fútbol boliviano podrá llegar a ser competitivo, con una identidad y estilo propio.
Quiero puntualizar que el fútbol es considerado un fenómeno social en todo el mundo, para los niños y jóvenes es un instrumento lúdico, pedagógico y didáctico, es un gran aporte para la sociedad como prevención. Entonces todos esos factores hacen que el fútbol cumpla una función social en nuestro país, que en este momento no la tenemos.

—¿Qué diferencia encuentra entre el proyecto de Xabier Azkargorta de 1993 con el actual de Soria?
—En esa época teníamos un calendario aprobado, jugamos más de 70 partidos entre amistosos y oficiales previo al Mundial. Lo que le falta al proyecto de Soria es incorporar un calendario bien definido, con fechas FIFA, inclusive sacándole tiempo al torneo de la Liga para que al mes pueda trabajar entre tres y cuatro días, de tal manera que la Selección mayor y las menores tengan una labor casi permanente con partidos de preparación previos a eventos en las categorías que organiza Conmebol y la FIFA. Ésa es la diferencia.
No olvidemos que en esa época se realizó un trabajo metódico con juveniles, que nos deparó el título de los Juegos Bolivarianos.
Además falta una dirigencia que tenga conocimiento de lo que es el fútbol y deje de lado todo interés particular, institucional, y que se aboque netamente al trabajo de la Federación y a la reestructuración del fútbol boliviano con las bases que mencioné.
En la época del 93, teníamos una dirigencia encabezada por don Guido Loayza bien conformada, y la unidad dio como resultado la clasificación al Mundial 94, ya que se aprovechó la generación de excelentes futbolistas con los que pudimos trabajar. En cambio hoy hay un aire enrarecido con grupículos que han regionalizado, y es lo que menos debe ocurrir en el fútbol boliviano.

—¿Usted considera que Soria debe continuar o buscar otro cuerpo técnico?
—Mauricio ha hecho los suficientes méritos como para seguir a la cabeza, demostró de sobra que es un técnico que tiene capacidad en todos los aspectos como para llevar adelante un proyecto de tanta magnitud, como es el cambio del fútbol boliviano para que sea más competitivo. Lo contrario sería más de lo mismo.
Convocar a técnicos extranjeros con renombre, que vienen a utilizar simplemente como plataforma la Selección para beneficios personales y promocionarse en el ámbito internacional, eso es lo que no deberíamos permitir más porque el técnico boliviano está bien preparado y capacitado, conoce además la idiosincrasia del fútbol boliviano y las dificultades que hay en nuestro fútbol local, que es mediocre.

—¿Hay proyección para mejorar?
—Haciendo una evaluación de los resultados hasta hoy es aceptable, a pesar de esa dicotomía entre la Federación, Liga y asociaciones. Lo que hizo Soria es importante, es una pauta importante que se debería tomar en cuenta para una mejor proyección a futuro.

—¿En el proyecto deben participar los técnicos del país?
—Sí, los entrenadores y preparadores físicos nominados en las selecciones de departamentos son jóvenes que están ávidos de capacitación, actualización y de hacer un trabajo serio, metódico, sistemático y bien planificado. Al margen de eso, todos los entrenadores deben contribuir, porque son la base de la pirámide y van a contribuir a que la identidad y el estilo de juego del fútbol boliviano se pueda plasmar en resultados a futuro.

—¿Cómo ve el fútbol actual?
—Lamentablemente no estamos bien, en Copa Libertadores y Sudamericana hemos mostrado esa medianía a nivel competitivo. Nuestro fútbol, hay que admitirlo, no es competitivo, en muchos eventos de divisiones menores que organiza la Conmebol y FIFA sólo vamos a participar, no a competir. Es mi concepto del fútbol boliviano.

—¿Qué le pareció que equipos bolivianos hayan avanzado en la Libertadores más allá que en otras ocasiones?
—Una sorpresa, pero nos falta prepararnos mejor y que no lleguen técnicos extranjeros al país como principiantes a quemar etapas, sino que vengan a dejar enseñanzas. Creo que el fútbol boliviano está preparado como para asumir estos retos, lo que nos falta es una buena organización de nuestro fútbol a nivel de Federación, Liga y asociaciones.
--

Perfil

Luis Orozco Abraham, entrenador de fútbol chuquisaqueño de 65 años. Fue preparador físico de la Selección boliviana que clasificó al Mundial USA 94.