Solo pedimos justicia

"Jorge Medina Barra"
Son años y años que se ha hablado del aprovechamiento de las aguas del manantial Silala por parte de Chile. Gobiernos que entraban y salían en algún momento se referían a este tema y de algún modo buscaban diálogos con el vecino país o pronunciaban posturas en torno al asunto, pero hasta ahí llegaban.
Hoy por hoy me parece una decisión acertada y soberana definir la defensa jurídica e internacional sobre el aprovechamiento de estas aguas, más aún cuando este conflicto data de hace más de 100 años y cada día suma más la deuda económica de Chile para con Bolivia.
Son más de dos litros por segundo que se dirigen a territorio chileno producto de un desvío artificial hecho por el vecino país. El decir que el Silala es un río internacional y compartido entre ambos países es otra forma de desviar la versión real de este tema. En Bolivia está por demás claro que el Silala nace y es de propiedad del pueblo boliviano.
El presidente Evo Morales anunció una demanda internacional por esta causa ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya y es la manera pacífica en que se puede resolver este tema que, frente a las diferentes intenciones de diálogo y posturas intransigentes de Chile, todavía queda pendiente por abordar.
Tenemos que mostrar unidad en torno a este conflicto, más aún cuando el desarrollo de un departamento está involucrado, porque cuando se trata de defender la soberanía del país, todos los sectores deben mostrar un solo libreto de respaldo a políticas de Estado.
No son pedidos irracionales ni jalados de los pelos. Es solo una solicitud de justicia, un llamado a que el mal vecino enderece su conducta y pague por sus malas acciones. No podemos seguir quejándonos y esperando que el tiempo resuelva temas que, hoy por hoy, tienen instancias de resolución.