Distribución de tierras fiscales

Se denomina tierra fiscal a aquellos espacios que forman parte del territorio nacional y que no tienen asignados derechos propietarios a favor de una persona natural o jurídica, razón por la cual deben ser administrados por el Estado. Así, tierras fiscales son los terrenos baldíos, las concesiones forestales, los parques nacionales, las reservas naturales, las zonas de dominio público y las tierras disponibles para asentamientos humanos.
Según datos publicados por el Instituto Nacional de Reforma Agraria en su página web, hasta la gestión 2014 Bolivia tenía 24,5 millones de hectáreas de tierras fiscales, que constituyen el 34% de la superficie total.
De ese total, aproximadamente 17,6 millones de hectáreas están calificadas como no disponibles, que pueden ser áreas protegidas, concesiones forestales maderables y no maderables y áreas de dominio público.
Respecto de las tierras que pueden ser distribuidas, la ley establece que las tierras fiscales pueden darse mediante la dotación a título colectivo o la adjudicación a título individual.
La Ley de Reconducción Comunitaria de la Reforma Agraria realza la distribución mediante dotación colectiva a pueblos y comunidades indígena originario campesinas, que es lo que se estuvo haciendo hasta ahora, ya que más de 2,1 millones de hectáreas fueron dotadas a comunidades que lo solicitaron por no contar con ella o tenerla de manera insuficiente. Más de 45 mil hectáreas se dieron en calidad de usufructo.
En abril de 2014 se inició el proceso administrativo para la adjudicación de tierras que se puede dar de manera individual mediante la publicación de una convocatoria por medios de comunicación escritos, para lo cual se habilitaron 500 hectáreas y se presentaron 10 personas, que pagaron diferentes montos legalmente establecidos y tuvieron que cumplir varios requisitos. Según los datos del INRA, aún quedan por distribuir en el país aproximadamente 4,8 millones de hectáreas de tierras fiscales, que podrán ser solicitadas para dotación, adjudicación o en calidad de usufructo.