Altas tasas de asistencia escolar

Uno de los logros importantes de los últimos 10 años de gestión de gobierno, de acuerdo con los resultados del Censo 2012 del Instituto Nacional de Estadística (INE), es que de cada cien bolivianos de entre 6 y 19 años de edad, 87 asisten a un centro educativo.
Los datos expresan un significativo incremento de ocho puntos porcentuales en relación con el Censo de 2001, cuando la asistencia era del 79,7%.
En Pando se registra un 82,2%; en Beni 84,8%; en Santa Cruz se tiene 85,6%; Tarija reporta 84,9%; Potosí 87,8%; Oruro 89,8%; Cochabamba tiene 87,8%; La Paz 89,7% y Chuquisaca 84,9%.
Estos datos muestran que se implementó una importante política orientada a fortalecer la educación, que además de la implementación del Bono Juancito Pinto, está acompañada de una fuerte inversión en infraestructura.
Al respecto, el viceministro de Educación Alternativa y Especial, Noel Aguirre, dijo ayer que “Se pueden ver los avances en materia educativa, que son evidencia de que una de las prioridades del Gobierno es la educación, no solo en infraestructura, sino en equipamiento, nuevo currículo, capacitación de docentes”.
Entre los mayores logros está que Bolivia fue declarada País Libre de Analfabetismo porque la tasa se redujo del 15% a 2,9%, la más baja en su historia.
Qué diferente esta realidad a la de hace 15 ó 20 años cuando los maestros, sobre todo en las áreas rurales, debían obligar a los padres a enviar a sus hijos a las escuelas porque ellos mismos en su mayoría ni siquiera sabían leer y escribir.
La diferencia es aún más grande si se considera que antes se trabajaba en viejas pizarras y se usaban tizas mientras que ahora las unidades educativas públicas han recibido incluso computadoras para maestros y estudiantes en muchos casos dotadas de conexión a internet. Poco a poco bajo el lineamiento de la Ley Avelino Siñani se avanza en el mejoramiento de la calidad educativa en Bolivia.