La piedra de toque de un proyecto político

La materialización de los objetivos es la piedra de toque de un proceso de transformación estructural de un Estado y la construcción de uno nuevo, es la prueba de la autenticidad y certeza de un proyecto político. La Revolución Democrática y Cultural iniciada en 2006 hasta ahora demostró con creces la validez de los postulados de la Agenda de Octubre de 2003.

Cada nación es una realidad distinta y los procesos de transformación política, económica y social tienen sus propias particularidades. El modelo boliviano emergió de la lucha del movimiento popular, de obreros, campesinos, indígenas y clases medias en las ciudades, sectores que aplastaron en las calles al neoliberalismo que había entregado el poder político y la riqueza del país a las empresas transnacionales.

Desde el año 2006, el Gobierno condujo al país hacia el desarrollo en lo político, económico y social con resultados tangibles que la población ve todos los días en la aprobación de las leyes, de la inversión pública, la mejora paulatina de las condiciones de vida de los trabajadores, el pago de los bonos sociales y la entrega de obras, entre varios beneficios.

Gracias a la nacionalización de los hidrocarburos y a la recuperación de las empresas estratégicas del Estado, se generaron recursos para financiar las obras que a diario entrega el Jefe de Estado en todas las regiones del país. Esta semana, por ejemplo, le toca al departamento de Potosí, donde ya fueron inauguradas varias edificaciones, unidades educativas, mercado, puente y otros.

De manera recurrente, el Presidente hace referencia a los avances que presenta el modelo económico, pese a los grandes problemas de recuperación que enfrenta la economía mundial, concretamente la crisis del sistema capitalista que no termina de ver la luz al final del túnel.

Empero este contexto no afecta las políticas nacionales y Bolivia mantiene el volumen de inversión pública constante para garantizar el crecimiento económico.

¿El país puede alcanzar mejores niveles de crecimiento en el futuro? Sí, la clave es mantener la aplicación del modelo económico de desarrollo productivo, que ya colocó al país en un lugar de privilegio en el contexto sudamericano y mundial.