Velada y recurrente injerencia de EEUU

¿Se puede pensar que en el futuro Estados Unidos deje de conspirar contra el proceso de cambio? No. A Washington le incomodan los gobiernos progresistas, ha demostrado en Venezuela y otros países que no cesará en sus planes desestabilizadores. Por eso adquiere importancia la advertencia del presidente Evo Morales de expulsar al actual encargado de Negocios de la Embajada estadounidense en Bolivia, Peter Brennan, si continúa conspirando.

La Embajada de Estados Unidos y la derecha usan la mentira y la guerra sucia para desprestigiar la gestión gubernamental. La actividad política de Brennan se nota hasta en actos públicos, en sus intervenciones, en las que hace forzadas analogías para mostrar que en Bolivia está en cuestión la democracia, en sintonía con el discurso de los partidos políticos de derecha. En síntesis, no respeta la soberanía.

Frente a esta actitud, claramente injerencista, es natural que el Estado boliviano reaccione frente a la velada y recurrente intervención de Washington en asuntos de política interna. Hasta donde se conoce, ninguna legación diplomática tiene tanta actividad política conspirativa como la de Estados Unidos, y en el caso del actual Encargado de Negocios no es un hecho aislado.

La agencia Prensa Latina, basada en declaraciones del ministro de la Presidencia, René Martínez, recuerda que en agosto el Gobierno boliviano había exigido una retractación a Brennan por cuestionar las relaciones de Bolivia con el gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro. 

Este hecho es el más reciente, pero Martínez se remontó a los primeros años del gobierno de Morales, cuando el entonces embajador estadounidense, Philip Goldberg, apoyó el golpe cívico prefectural que iba en contra de la unidad territorial del país. 

Lo único que Bolivia le pide al Gobierno estadounidense es que respete la soberanía, el principio básico del derecho internacional, de la relación que debe prevalecer de Estado a Estado. Pero, si a pesar de la advertencia Brennan persiste en su labor conspirativa, se tendrá que proceder a su expulsión inmediata, así falten dos días para que abandone oficialmente el país.