Benianos trabajan para conservar su patrimonio arqueológico

Uno de los camellones en Trinidad.
Foto: Blogspot

Jackeline Rojas Heredia / Cambio
Los últimos hallazgos en arqueología en Trinidad, Beni, propiciaron que las autoridades nacionales y locales unan esfuerzos en la recuperación, protección y promoción de esos sitios, que revelan asentamientos humanos anteriores a los ya conocidos.

Se trata de lomas y camellones que están siendo estudiados hace 20 años, pero recientemente se confirmó su data, funcionamiento y la importancia cultural que representa tanto para el departamento de Beni como para Bolivia. El asambleísta Carlos Navia dijo que la Asamblea Departamental aprobó una ley que permite medidas de protección para los camellones y que a la vez ordena el desembolso de recursos para su protección y su proyección turística.
Navia recordó que en octubre se realizó en Trinidad el IV Encuentro Internacional de Arqueología Amazónica (EIAA IV), una actividad que fue apoyada y organizada por el Ministerio de Culturas y Turismo, la Gobernación y por la Asamblea. 
“Acá llegaron los mejores arqueólogos e investigadores del mundo, como Clark Erickson, la boliviana Carla Jaimes, éstos más conocidos porque hace años trabajan aquí”, comentó.
“Sabemos que estos camellones fueron construidos por una  gran civilización anterior a los pueblos indígenas, que poseían conocimiento sobre el manejo y distribución del agua para mejorar la producción de la tierra, es un saber que queremos recuperar, ese potencial productivo requiere inversión económica, protección del suelo y otros acciones”, añadió.
El IV Encuentro de Arqueólogos contó con la presencia y las ponencias de Zulema Lehm, del Wildlife Conservation Society, quien expuso sobre la historia de los pueblos indígenas y la cultura de imagen de los llanos de Mojos. El alemán Heiko Prumers, del Instituto Alemán de Arqueología (DAI), Bonn, dio una ponencia sobre los datos arqueológicos de las culturas prehispánicas desde los Llanos de Mojos al este del Mamoré. Otros especialistas fueron Cristina Barreto, del Museo Paraense Emilio Goeldi (Belém-Brasil); Sonia Alconi, sobre los desarrollos regionales en las montañas tropicales de Bolivia y el Chaco (Texas-EEUU); Fabiola Silva, Clark Erickson y otros. En total, 200 expertos y más de una centena de universitarios intercambiaron experiencias y conocimiento durante siete días de encuentro.
La riqueza cultural e histórica de tierras bajas

Sólo el departamento de Beni integra 18 poblaciones o naciones indígenas originarias de las 36 reconocidas en la Constitución Política del Estado Plurinacional.
Entre las que destacan están,  los tacanas, yuracarés, yukis, chimanes, lecos, mosetenes, baures, moxeños ignacianos y trinitarios, iténez, chacobos, pacaguaras, araonas, cavineños, chamas, reyesanos, sirionós, cayubabas e itonamas.
Existen pueblos indígenas en aislamiento que de acuerdo con normas internacionales y nacionales, como la Ley 450, deben ser protegidos en respeto a su modo tradicional de vida, su cultura e idioma. 
Históricamente también se suscitaron levantamientos indígenas contra la Colonia, el más conocido fue protagonizado por Ignacio Muiba en 1810, además de otros.