Venezuela: Sanciones de la UE buscan el fracaso del diálogo

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza.
Foto: AFP

Sputnik / Caracas, Venezuela

Las sanciones contra Venezuela que anunció ayer la Unión Europea (UE) sólo buscan perjudicar el proceso de diálogo entre el Gobierno y la oposición, dijo el canciller Jorge Arreaza a través de un comunicado.

“Lejos de contribuir con la concordia y la paz en Venezuela, la Unión Europea ha aprobado decisiones hostiles que sólo procuran el fracaso del diálogo nacional y buscan favorecer a quienes generaron violencia política, muerte y destrucción, como mecanismos para acceder al poder por vías inconstitucionales”, publicó la Cancillería en su portal web.

Entre las sanciones que aprobaron los ministros de Exteriores de la UE contra Venezuela se encuentra un embargo de armas y de material que pueda utilizarse para la represión interna, además de un marco legal para aplicar sanciones a funcionarios del país caribeño, pero hasta el momento no se publicó una lista.

El Gobierno que preside Nicolás Maduro repudió esas medidas y las calificó de ilegales, absurdas e ineficaces.

El mandatario también las consideró violatorias del derecho internacional y los principios de respeto a la soberanía, la autodeterminación de los pueblos y la no injerencia en los asuntos internos de los estados, establecidos en la Carta de las Naciones Unidas.

Estas medidas, expone el texto, “demuestran su lamentable y vergonzosa subordinación a los dictámenes del Gobierno de los Estados Unidos”, país que también ha impuesto sanciones a Venezuela.

Además, el Gobierno venezolano destaca que no existe un consenso en la UE como, a su juicio, pretende mostrar el Consejo Europeo.
“La realidad es que las grandes economías europeas ejercieron notables presiones hacia el resto de los Gobiernos del bloque y hacia las propias instituciones de la UE, dejando en evidencia las desigualdades y ausencia de democracia interna en el bloque”, expuso.

En ese sentido, el Gobierno de Venezuela pidió a la UE cesar en sus actuaciones “inamistosas” y desmarcarse de la “agenda belicista e intervencionista del Gobierno estadounidense”.

La oposición y el Gobierno están convocados a una nueva fase del diálogo mañana en República Dominicana.

La oposición aseguró que no asistirá a ese encuentro si en las próximas horas el Gobierno no envía una carta a los cancilleres de México, Paraguay y Chile para que participen en el diálogo como garantes internacionales.