Policía de Brasil lanza operación anticorrupción en Asamblea Legislativa de Río de Janeiro

Asamblea Legislativa de Río de Janeiro.
FOTO: Internet

 

(Sputnik).- La Policía Federal de Braisl lanzó este martes una operación anticorrupción que investiga los nexos entre varios parlamentarios de la Asamblea Legislativa del Estado de Río de Janeiro (ALERJ) y las empresas de transporte público.

Según la Policía Federal, hay una "clara actuación legislativa de esos parlamentarios en favor de la Federación de Empresas de Transporte de Pasajeros del Estado de Río de Janeiro (Fetranspor), indicando también una gran evolución patrimonial de los involucrados desde que entraron en la actividad política", informó en un comunicado.

El principal investigado es el presidente de la ALERJ, Jorge Picciani (del oficialista Partido del Movimiento Democrático de Brasil), quien fue detenido por la policía al aterrizar en el aeropuerto Santos Dumont de esa ciudad a primera hora de la mañana para ser llevado a declarar.

Mientras tanto, su hijo Felipe Picciani fue detenido en Uberlândia (estado de Minas Gerais, sureste del país), poco después de que acompañara a su padre al aeropuerto para tomar el avión.

Los Picciani son uno de los clanes políticos más importantes de Brasil: el patriarca Jorge Picciani preside el parlamento de Río, mientras sus hijos Leonardo y Rafael son ministro de Deportes y diputado en el Estado de Río, respectivamente.

La operación también provocó la detención del empresario Jacob Barata, conocido popularmente como "Rey de los autobuses", porque tiene prácticamente el monopolio de este transporte en la ciudad de Río, puesto que es dueño de más de 25 empresas de autobuses.

Barata está acusado de pagar sobornos a políticos a cambio de decisiones favorables a sus negocios, como el aumento sucesivo de la tarifa de los autobuses.

Aproximadamente 155 agentes participan en esta operación que tiene lugar en varias localidades del estado de Río de Janeiro y tiene conexiones con varias ramas de la Operación Lava Jato.

Los acusados serán investigados por delitos de corrupción, pertenencia a organización criminal y blanqueo de dinero.