Amor a la lectura

Si bien en otros países existen altos niveles de lectura, como en Islandia, donde se lee aproximadamente 40 libros por persona al año, en Finlandia 47 libros anuales y en Japón entre 46 y 47 libros, en países de Latinoamérica se tienen niveles mucho más bajos.
La Encuesta Latinoamericana de Hábitos y Prácticas Culturales 2013 señala que en la región se lee una media de 3,6 libros al año por persona.
Seguramente en Bolivia subieron los niveles de lectura gracias a políticas implementadas como campañas encabezadas por el Ministerio de Educación que, además de lograr la declaración del país como libre de analfabetismo, este año está impulsando la obligatoriedad de iniciar cada asignatura con un espacio breve de lectura de por lo menos 10 minutos.
El viceministro de Educación Alternativa y Especial, Noel Aguirre, en ocasión de iniciar la campaña ‘Bolivia lee’, informó ayer que se busca incentivar la lectura en las unidades educativas.
La campaña mencionada en los últimos años logró recolectar casi 400.000 libros, con los que se implementaron más de 1.600 bibliotecas comunitarias.
Para esta gestión se estableció la meta de armar cerca de 500 bibliotecas comunitarias a partir de la recolección de al menos 100.000 textos.
El periódico Cambio se sumó a esta actividad con una importante donación de revistas y discursos presidenciales para 1.500 bibliotecas.
Sin embargo, considerando que la mayoría de las personas en Bolivia lee solamente por motivos de trabajo y educativos, según algunas consultas realizadas, debe comprenderse la importancia de fomentar el placer de la lectura.
Para ello puede tenerse en cuenta que algunos de los beneficios de la lectura son que agudiza la astucia, estimula el intercambio de información y conocimiento, retarda la aparición de los síntomas de demencia, anima la percepción, la concentración y la empatía. Además activa regiones cerebrales que propician procesos de imaginación, mejora las habilidades de expresión, incrementa la capacidad de concentración, análisis e interpretación de textos.