Chile quiere un aliado neoliberal

¿El potenciamiento del Estado boliviano es motivo de preocupación en Chile? Sí. En los últimos once años se achicaron las diferencias de tamaño económico, y en perspectiva tiene la posibilidad de crecer más con la puesta en marcha de proyectos de industrialización y la diversificación. 

En el pasado, La Moneda siempre vio de arriba a Bolivia y erróneamente pensó que esta situación no cambiaría. Hasta 2005, las condiciones de la política interna favorecieron a los intereses de la oligarquía chilena, pero a partir de 2006 el país experimentó un proceso de transformación que lo llevó a ensanchar la economía y consolidar un modelo que tuvo su origen en la nacionalización de los recursos naturales.

En el período neoliberal —consciente o inconscientemente—, los gobiernos de entonces se prestaron a la dilación y hasta estuvieron a punto de cerrar un convenio por tiempo limitado y sin soberanía. Al otro lado de la frontera sabían cómo doblegar a la derecha boliviana.

Todo estaba bien para La Moneda, hasta que en 2005 irrumpió en la escena el presidente Evo Morales, quien —luego de ganar las elecciones presidenciales— impulsó un proceso exitoso de reformas. En la relación con Chile dio la pausa necesaria para que La Moneda presente una propuesta formal de salida soberana al Pacífico sin caer en la dilación. Como no había ningún planteamiento, el 24 de abril de 2013 el Estado boliviano inició formalmente ante la Corte Internacional de Justicia la presentación de una demanda para que Santiago negocie una salida soberana al mar. 

Chile se prepara para un nuevo balotaje, que se realizará el 17 de diciembre y definirá a su próximo presidente entre el exmandatario Sebastián Piñera y el candidato por Fuerza de la Mayoría, el oficialista Alejandro Guillier. Después de ver la actuación del gobierno de Michelle Bachelet y su canciller, Heraldo Muñoz, en sintonía con la oligarquía, desde la perspectiva de la política exterior, da lo mismo quien gobierne en el país transandino.

Al gobierno de Santiago le preocupa que Morales vuelva a ganar las elecciones, por ese motivo Muñoz lo ataca. En Chile quieren un aliado neoliberal en el Palacio Quemado.