El Bono Juancito Pinto en el área dispersa

Juan Condori Quenta *

El Modelo Educativo Sociocomunitario Productivo (MESCP) es una respuesta frente a cuatro problemáticas no resueltas de la educación boliviana, como la ausencia de la recuperación y construcción de saberes y conocimientos de las naciones y pueblos indígena originario campesinos. Esta situación significaba que todavía no se habían tomado en cuenta los saberes y conocimientos locales y regionales de las y los estudiantes, como la lengua originaria. 

También la educación cognitivista y desarraigada significaba que se impartía una educación memorística y descontextualizada. La dependencia económica era una situación que significaba la ausencia de políticas en materia de educación productiva e integral de Warisata.
Por otro lado, la condición colonial y neocolonial identificaba una situación donde se impartía una educación colonizadora impositiva. Es así que “con el MESCP se busca una educación descolonizadora, productiva, integral, inclusiva y de consensos para construir una sociedad justa para el VIVIR BIEN”.

En este sentido, inicialmente el Bono Juancito Pinto, implementado por nuestro Presidente en favor de las y los estudiantes de los niveles primario, comunitario, vocacional y secundario comunitario-productiva, es un hecho social de mucho impacto. Es decir, este incentivo beneficia, es de mucha utilidad para el estudiantado, inclusive para sus padres en el área dispersa y también en las áreas urbanas. 

De acuerdo con el Ministerio de Educación, la creación de este bono tiene el propósito de evitar la deserción escolar, objetivo que se ha logrado con creces. Por otro lado, la cancelación de este beneficio en el área rural asume carácter crítico por cuanto los pagadores no cuentan con vehículos para trasladarse a los núcleos escolares, se hacen faltar dinero, en tanto que las madres y padres de familia que deben estampar la huella digital deben presentar una fotocopia del carnet de identidad.

Frente a esta situación se sugiere a los agentes pagadores desde el Ministerio de Finanzas y el Ministerio de Educación la creación de un sistema o programa específico para la cancelación de este beneficio a través de plataformas virtuales, aprovechando los beneficios del satélite Tupac Katari; así se evitarían muchos perjuicios, tanto a beneficiarios como a pagadores.

*Gestor educativo de la UE Tacamara A, provincia Omasuyos, La Paz.