El mundo perdió la mitad de sus arrecifes de coral

Foto:Efe
Las áreas marinas protegidas ofrecen una de las mejores opciones para mantener o restaurar la salud de los ecosistemas oceánicos y costeros.

 

EFE

El planeta perdió la mitad de sus arrecifes de coral, alertó las Naciones Unidas, y advirtió del consumo de casi un tercio de las poblaciones de peces comerciales a tasas “insostenibles”.

En el marco de su asamblea medioambiental UNEA-3, que tuvo lugar en Nairobi, la ONU señaló que la sobrepesca, las actividades extractivas, el turismo, la recreación, el desarrollo costero y la contaminación están degradando los hábitats y reduciendo las poblaciones de especies marinas a un ritmo acelerado.

Aunque la Meta de Aichi (2010) de proteger el 10% de todas las zonas costeras y aguas territoriales antes de 2020 ya fue alcanzada —se ubica en 14,4% en la actualidad—, proteger el medioambiente marino también requiere de una gestión efectiva y de la distribución equitativa de los costos y beneficios, dijo la ONU.

Áreas protegidas

En una de las áreas analizadas por el informe Fronteras, presentado en la UNEA-3, se destacó que gestionar los océanos de manera sostenible implica ver las áreas marinas protegidas “como un motor”, y no un límite, de los beneficios económicos y sociales vitales que se obtiene de los océanos.

Las áreas marinas protegidas ofrecen una de las mejores opciones para mantener o restaurar la salud de los ecosistemas oceánicos y costeros, particularmente como parte de un sistema de gestión más amplio, destacó ONU Medio Ambiente. 

Contaminación cero 

El informe se presentó ante líderes políticos y de la sociedad civil llegados de todo el mundo, que se reunieron con el fin de alcanzar un acuerdo hacia una “contaminación cero”.

Hasta 4.000 delegados del mundo pretenden buscar soluciones efectivas también a los cerca de 2.000 millones de toneladas de residuos dispuestos en los cursos de agua diariamente, que provoca, por ejemplo, la muerte de 4.000 niños al día por enfermedades causadas por la contaminación del agua y un saneamiento inadecuado.

El crecimiento continuo de la cantidad de desechos que producen los humanos y la lentitud con la que éstos se degradan causa que un estimado de 8 millones de toneladas de plástico entren en los océanos cada año, denunció también la entidad. 

Ciencias oceánicas

La ONU proclamó el período 2021-2030 como la Década de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible para movilizar a la comunidad científica, pero también a los políticos, a las empresas y a la sociedad civil en torno a un programa común de investigación e innovación tecnológica.

La Unesco destacó que esta proclamación en la que ella misma había tenido la iniciativa “permitirá coordinar programas de investigación, sistemas de observación, de desarrollo de capacidades, de planificación del espacio marítimo y de reducción de riesgos marinos para mejorar la gestión de los recursos del océano y de las zonas costeras”.

Un paso que considera plenamente justificado teniendo en cuenta que los gastos que los países dedican a las ciencias oceánicas “sólo” representan entre el 0,04% y el 4% del dinero invertido en investigación y desarrollo (I+D).

Sobre todo porque hay casi 3.000 millones de personas que dependen de la biodiversidad marina y costera para su subsistencia, y porque los océanos absorben casi un tercio del dióxido de carbono generado por el hombre y atenuan así el impacto del calentamiento climático.