Estrellas arrancadas de Magallanes

Foto: EFE
La Gran Nube de Magallanes y Pequeña Nube de Magallanes.

 

EFE

Un grupo internacional de astrofísicos constató la existencia de estrellas “arrancadas” de la Pequeña Nube de Magallanes por la atracción gravitatoria de la Gran Nube de Magallanes durante un acercamiento entre estas dos pequeñas galaxias.

Para esta investigación se utilizó el Telescopio Anglo-Australiano (AAT), y sus resultados fueron publicados en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Una nota del IAC explica que la Vía Láctea posee dos pequeñas galaxias “satélite” a su alrededor que son las Nubes de Magallanes.

Solo visibles desde el Hemisferio Sur, la Pequeña y la Gran Nube de Magallanes (SMC y LMC, respectivamente, por sus siglas en inglés) parecen dos objetos aislados, pero en realidad ambas galaxias están unidas por una estructura de gas que es el puente de Magallanes.

El material de dicho puente fue arrancado de las Nubes de Magallanes como consecuencia de interacciones entre ambas.

La nota indica que con el Telescopio Anglo-Australiano, de 3,9 metros de tamaño y gestionado por el Observatorio Astronómico Australiano (AAO), un equipo internacional de astrofísicos dirigido por investigadores del IAC ha confirmado, por primera vez, la detección de estrellas viejas en el puente de Magallanes.

Estrellas individuales

Los astrofísicos usaron el instrumento 2dF en conjunción con el espectrógrafo AAOmega para conseguir datos de unas 1.500 estrellas individuales en esa región del cielo.

Ángel López-Sánchez, doctor en Astrofísica por la Universidad de La Laguna y el IAC, astrofísico del AAO y miembro del equipo investigador, explica en la nota que el robot 2dF, pionero en el mundo, permite observar simultáneamente 400 objetos en una región del cielo cuyo diámetro equivale al de cuatro lunas llenas y de esta forma es posible obtener datos de alta calidad de un gran número de estrellas en sólo unas pocas noches.

“El acceso al AAT ha sido posible gracias al programa OPTICON del 7, programa marco de la Unión Europea que permite el acceso a instalaciones en las que participa un país europeo distinto al de origen de los investigadores”, explica Ricardo Carrera, investigador del IAC y primer autor del estudio.

Las observaciones con 2dF revelaron que ciertas estrellas dentro de la región del cielo donde se halla el puente de Magallanes se mueven de forma distinta a como lo hacen las estrellas de la Vía Láctea.

No obstante, su movimiento coincide con el del puente de Magallanes y los datos han permitido estimar que la edad de estas “estrellas errantes” está comprendida entre los mil y los diez mil millones de años.