Regreso a los hospitales

Circunstancias más alentadoras rodearon desde ayer, luego del anuncio matutino del Presidente, a la puesta del punto final al conflicto que desde hace más de 45 días estaba privando al pueblo de la salud y perjudicando a los más pobres.

El Jefe de Estado fue especialmente enfático en reiterar que se dispondrían todas las acciones constitucionales y legales para restituir el servicio mientras se daban los últimos toques a la derogatoria, probablemente hoy, de dos fragmentos del nuevo Código del Sistema Penal, con el fin de cumplir con los acuerdos firmados con los médicos por lo menos en ocho ocasiones.  

El sector pidió primero que se elimine un artículo de la Ley Penal y luego exigió no se lo sancione por los días de paro, conociéndose anoche que dio primero por consensuada la firma del último documento y después el retorno progresivo a los hospitales, con el consiguiente levantamiento de las medidas de presión. 

El Ministro de Gobierno no sólo ha anticipado en torno a ello que los procedimientos normativos que correspondan seguirán su curso en los niveles locales, regionales y demás pertinentes, sino que ha subrayado que no hay   persecución alguna. 

La subsistencia, en cambio, de las diferentes formas en que grupos detractores del oficialismo han manifestado su animadversión hacia el Gobierno, no hará más que demostrar que, como destacó el Presidente del Estado, se está frente a una conspiración política antidemocrática. 

Para el bienestar nacional, los galenos parecen haber comprendido la necesidad de retornar a sus puestos de trabajo, y seguir de cerca el debate que significará el Encuentro por la salud y la vida, convocado por Evo Morales para marzo con el fin de  precisar los puntos de reforma y mejora del sistema, previas las reuniones en el ámbito departamental.

No son menos esenciales las acciones gubernamentales para garantizar el tránsito nacional e internacional frente a las amenazas de los dirigentes del transporte y de prever el cumplimiento de un plan sanitario ante el paso del Rally Dakar y la posibilidad de que el conflicto se hubiera eventualmente extendido.