[Opinión] Cuatro años de servicio del satélite Tupac Katari

Willy Franz Acarapi Sullca

Pasaron cuatro años desde que el primer satélite boliviano denominado Tupac Katari inició operaciones a favor de la población. Desde la implementación son muchos los beneficios que son reflejados en el ahorro que éste generó al Estado boliviano y que se traducen en alrededor de $us 100 millones que se quedaron en el país, porque antes estos recursos económicos eran invertidos en otros como pago por el servicio de telecomunicaciones.

En este marco, el 20 de diciembre del año 2013 quedará inscrito en la historia nacional como el día en que Bolivia dio un verdadero salto tecnológico para situarse a la par de países desarrollados. Esa fecha es memorable porque se efectuó con éxito el lanzamiento al espacio del satélite Tupac Katari desde la base china Xichang y luego de unos meses de pruebas técnicas inició operaciones en abril de 2014.

Desde ese año, la Agencia Boliviana Espacial (ABE), que es la encargada del funcionamiento y administración del satélite, concretó varios contratos de servicio y como resultado hoy tiene ocupado el 70% de la capacidad total del Tupac Katari distribuido entre empresas e instituciones del sector público y privado.

En estos cuatro años de funcionamiento, la ABE reportó una facturación por $us 76 millones, recursos que son reinvertidos en el país y pagan el crédito de $us 302 millones otorgado por el banco chino y una parte financiada por el Estado.

El satélite también contribuye al sostenimiento y pago del Bono Juancito Pinto, además de equipar telecentros en diferentes comunidades rurales con servicios de telefonía móvil, Internet y televisión. Asimismo, aporta al conocimiento y formación de nuevos profesionales bolivianos especialistas en la tecnología espacial.