Dos sellos distinguen la producción boliviana

Foto: Jorge Mamani
El director de Promueve Bolivia, Iván Cahuaya, explica las características de uno de los sellos.

Maribel Condori Monrroy

El logo Hecho en Bolivia y el nuevo Sello Social Boliviano certifican la calidad y exclusividad de los alimentos, textiles, metalmecánica, madera, además de la producción de la agricultura familiar, que se comercializan tanto en el mercado nacional como internacional. 

Ambos sistemas de control de calidad se ostentan en el envase, empaque o etiqueta de los productos elaborados por manos bolivianas, y la entidad encargada de autorizar su uso es Promueve Bolivia, dependiente del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, en coordinación con el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras.  

El director de Promueve Bolivia, Iván Cahuaya, en una entrevista con Cambio, informó que las pequeñas, medianas y grandes unidades productivas públicas y privadas que requieran usar el distintivo Hecho en Bolivia o el Sello Social Boliviano en sus productos deben cumplir determinados requisitos establecidos bajo parámetros legales. 

Iniciativa del movimiento hecho en Bolivia
En 2015, el presidente Evo Morales presentó el movimiento Hecho en Bolivia con la finalidad de promover e incentivar el consumo de productos nacionales principalmente en el mercado interno mediante el Sello Hecho en Bolivia (SHEB). 

De este modo, el 9 de diciembre de 2016, a través del Decreto Supremo Nº 3010, el Gobierno determinó impulsar este movimiento a través del SHEB, pero como elemento de identificación y distintivo de productos bolivianos en relación con los foráneos. 

Cahuaya resaltó que el logo ha dado, hasta ahora, resultados positivos. Alimentos como la quinua real, el vino de altura o el café orgánico, que se posicionaron en mercados exigentes como Norteamérica, Europa y Asia, llevan este sello y destacan la calidad de la producción nacional.

“La demanda para utilizar el logo Hecho en Bolivia es enorme debido a que la producción ha satisfecho la demanda interna, además de los clientes internacionales más exigentes”, sostuvo el ejecutivo. 

Detalló que Promueve Bolivia emite el certificado de autorización y uso ingresando a la plataforma digital www.certificacion.probolivia.gob.bo, donde se deben introducir los datos del representante legal, el sector, la ubicación y las características del producto. 

Una vez llenado esos datos e impreso (una o más veces), el interesado debe contactarse con la entidad gubernamental para que se le entregue el logotipo del sello y el manual de uso en formato magnético.

Sello Social Boliviano
A diferencia del primero, el Sello Social Boliviano (SSB) fue creado para certificar la producción primaria, es decir, los alimentos que provienen de la agricultura familiar, cuyos actores producen para su propio consumo y comercializan los pequeños volúmenes de excedente, aseguró Cahuaya.

“El Sello Social Boliviano acredita que el producto que se está ofertando al mercado es un alimento exclusivo de la agricultura familiar sustentable. Con este logo, la pequeña unidad productiva que le da valor agregado a la producción primaria puede transitar a los distintos niveles de la cadena productiva”, dijo.

Explicó que este nuevo distintivo es iniciativa de la Asociación de Organizaciones de Productores Ecológicos de Bolivia (Aopeb) y la Coordinadora de Integración de Organizaciones Económicas Campesinas, Indígenas y Originarias de Bolivia (Cioec).

Fue creado por los ministerios de Desarrollo Productivo y de Desarrollo Rural, y aprobado mediante Decreto Supremo 2738 del 20 de abril de 2016. Promueve Bolivia comenzó a certificar a las pequeñas unidades productivas con este sello desde diciembre del año pasado.

Para acceder a este logo, el requisito fundamental es que las unidades productivas obtengan el Registro Único Nacional de la Agricultura Familiar Sustentable (Runaf), que es otorgado por el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras.

En ese marco, el distintivo avala la producción primaria agropecuaria y productos transformados e industrializados con el objetivo de promover la calidad, además del precio justo.

Para ostentarlo, los requerimientos son carta de solicitud, fotocopia de Runaf, ficha técnica. Una vez verificados, Promueve Bolivia entrega el certificado, que autoriza el uso, el logo y el manual en formato digital y físico.

“Al igual que el sello Hecho en Bolivia, estamos trabajando para que la mayor cantidad de unidades productivas del país que cuenten con el registro Runaf puedan certificarse para el uso del nuevo Sello Social Boliviano”, añadió el director de Promueve Bolivia. 

Los interesados en llevar estos sellos en sus productos y recabar mayores detalles pueden llamar a los teléfonos 2336886 o 2338084, como también dirigirse al edificio del Viceministerio de Comercio Interno y Exportaciones, situado en la avenida Camacho, esquina calle Bueno, número 1448, piso dos.

---

3010 >>> Decreto Supremo con el que fue establecido el sello Hecho en Bolivia.

2738 >>> Decreto Supremo que crea el Sello Social Boliviano dirigido a la agricultura familiar.