Facebook mueve el comercio electrónico en Bolivia

(Foto: archivo)
Miles de personas ofertan y compran productos cada día.

Mariana Pérez Callejas

El comercio electrónico en Bolivia se perfila, por ahora, como un espacio de negocios que germina en Facebook y se cierra mediante pagos en efectivo en lugares de encuentro coordinados entre el vendedor y el comprador. La ropa, los accesorios y equipos electrónicos lideran este mercado.

Así reflejan los datos finales  de la Encuesta Nacional de Opinión sobre Tecnologías de Información y Comunicación, que fueron presentados por la Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación (Agetic) en diciembre de 2017. 

El documento dedica un apartado al e-commerce boliviano —electronic commerce en inglés— y establece que el 10% de los internautas consultados realizó alguna compra a través de Internet.

Sin embargo, la adquisición del producto no se efectuó mediante una plataforma especializada ni fue resuelta con un pago vía tarjeta de crédito y posterior envío. Contrario a esa práctica, la encuesta estableció que el 60% de los encuestados hizo su compra a través de Facebook. El 24% empleó el WhatsApp y luego, en menor porcentaje, se utilizó eBay, Amazon, sitios web, entre otros.

Para el especialista en tecnologías de información y comunicación Pablo Andrés Rivero no es malo que se haga uso de las redes sociales para efectuar los acuerdos y las transacciones; sin embargo, considera que son espacios restrictivos y precarios para consolidar el comercio electrónico, por lo que se estarían perdiendo enormes oportunidades y plataformas para, por ejemplo, impulsar el negocio de pequeñas y microempresas nacionales. 

Proceso de compra 
Una vez que el internauta formaliza su decisión de compra en Facebook, el trato prosigue de forma interpersonal. El 53% de los encuestados dijo que la recepción del producto se hizo en un ‘punto de encuentro’, y el 37% en una ‘casa u oficina’.

La consulta señala que el pago se realiza, en un 56%, en efectivo. Le siguen los depósitos o giros con 19%, uso de tarjeta de crédito propia con 16%, empleo de tarjetas de débito, de algún familiar, PayPal, billetera electrónica, entre otros.

Otro aspecto determinante para las adquisiciones son las características de los artículos. La ropa y accesorios ocupan el 42% de las compras, mientras que los equipos electrónicos representan el 39%. En menor cantidad de frecuencia aparecen objetos para el hogar, como libros, cosas de cuidado personal, entre otros. 

Este ítem se complementa con el gasto que destinan los usuarios a las compras por Internet. El 43% le dedica un monto menor a Bs 250,  y para el 22% varía entre Bs 251 y Bs 500.

Respecto al factor que motiva a los internautas a ejecutar sus operaciones comerciales online, el 60% afirma que lo hace por el mejor precio, un 28% por la comodidad y un 14% porque el producto no existe en el ámbito local. 

Con todo, el periodista digital Wilfredo Jordán coincide con Rivero en que si bien es destacable el interés de las personas en la compra y venta online, hay una carencia de herramientas adecuadas. Por ello, sugiere la creación de páginas web o aplicaciones electrónicas para la actividad que sean intuitivas y fáciles en su manejo.

---

Importante

  • Los resultados finales de la Encuesta Nacional de Opinión sobre Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) se  presentaron y liberaron el 28 de diciembre de 2017 en La Paz.
  • El tamaño de la muestra del trabajo alcanza a 5.536 encuestas desarrolladas a escala nacional, en los ámbitos urbano y rural. El período de realización fue del 3 al 18 de diciembre de 2016.
  • Además del comercio electrónico, el documento final refleja datos sobre acceso y equipamiento TIC de internautas, hábitos en el acceso a Internet, gobierno electrónico, banca online, redes sociales, entre otros. 
  • La encuesta se puede descargar desde el portal www.agetic.gob.bo, y la base de datos también se encuentra disponible en www.datos.gob.bo.

----

Hacia un comercio electrónico seguro

La inclusión digital y la implementación de políticas que garanticen el comercio online son algunos de los desafíos del Estado, considera el especialista Pablo Andrés Rivero. Recomienda que para sustituir la actual tendencia de esta actividad se pueden incentivar espacios para pequeños productores, artesanos o agricultores, y así proyectar oportunidades de escalabilidad y asociación con otros empresarios, como parte de la economía digital. El experto Wilfredo Jordán resalta que es importante avanzar en la regulación de este ámbito. No obstante, aclara que este hecho es una preocupación presente en otros países de la región.