Andrés Gómez, el alma de monaguillo

Rolando Prudencio *

No sólo Andrés Gómez tiene el alma de monaguillo, sino el aspecto de quienes la Iglesia Católica decía que “no tenían alma”.

Basta ver que Andrés Gómez no sólo que parece un originario tonsurado a quienes los curas, durante la invasión para domesticarlos, les mondaban la cabeza, creyendo que así les lavarían el cerebro o simplemente para que se les cayeran los piojos que llevaban, sino que Andrés Gómez ha sido un fiel discípulo de la Iglesia Católica, granjeándose la buena voluntad ya sea en la Agencia de Noticias Fides o Erbol, que no han sido sino los medios de penetración y lavado de cerebro que la Iglesia ha empleado para ‘ganar devotos’.

Andrés Gómez ha sido un empleado más en esos manipuladores medios de la Iglesia, donde ha hecho su cancerbera carrera defendiendo a los conservadores intereses de la Iglesia Católica. No en vano fue un furibundo desinformador durante la 8va Marcha del Tipnis, cuando aseguró la historia del ‘niño muerto’ y nunca tuvo la hombría de aclarar que fue una monumental mentira.

Este servil individuo prefirió hacerse al desentendido ante el desmentido que hizo luego el Gobierno. Tampoco aclaró absolutamente nada respecto a otra monumental mentira sobre el ‘hijo del presidente’ —no sé qué trauma tendrá en la infancia, ojalá no sea de los ya consabidos abusos de los curas contra los niños— con Gabriela Zapata, sobre lo que nunca tuvo el valor de aclarar y rectificar. O como ahora que también señala que el Presidente se ha “negado a reconocer a sus hijos”, cuando el presidente Evo Morales ha reconocido hijos; incluso sin haberlos visto, como el de Gabriela Zapata. 

Y si de complejos de inferioridad se trata, son los hechos los que dan la respuesta. Si el presidente Evo Morales tuviera algún complejo de inferioridad, no fuese reconocido como lo es internacionalmente ni hubiera llegado donde ha llegado, y que además nunca va a dejar de reconocer que es “gracias al pueblo”.

En cambio en el caso del complejo de inferioridad de Andrés Gómez, como ha escrito en su cuenta: “Pobre @evoespueblo, tiene miedo al conocimiento y un complejo de inferioridad insuperable”, muestra que lo insuperable en él es  tener un alma de monaguillo y chupamedias de los curas.

* Abogado y escritor cochabambino