Explosión pulverizó casco del submarino perdido

Familiares de los tripulantes del submarino argentino.
Foto: EFE

Telesur / Argentina

Un reciente informe de la Oficina de Inteligencia Naval de los Estados Unidos (EEUU) indica que la explosión que hundió el submarino argentino ARA San Juan fue tan fuerte que sus tripulantes murieron en el acto.

“La señal acústica que se originó el 15 de noviembre de 2017 fue producida por el colapso (implosión) de la presión en el interior del ARA San Juan a una profundidad de 388 metros. La energía que el colapso liberó fue equivalente a la explosión de 5.669 kilogramos de TNT (explosivos)”, se lee en el informe.

El submarino desapareció de los radares el 15 de noviembre de 2017 y, según la Oficina de Inteligencia Naval de EEUU, la señal acústica que se detectó ese mismo día provenía del sumergible.

El informe añade que con esas condiciones el casco del San Juan se pulverizó por completo “en 40 milisegundos”, por lo que la tripulación no sufrió.

De acuerdo con la investigación, el submarino se hundió verticalmente a una velocidad de entre 10 y 13 nudos, lo que hizo imposible que las 44 personas a bordo sobrevivieran.

“No sufrieron ni se ahogaron. Su muerte fue instantánea”, asegura el informe. La Armada Argentina todavía no se ha pronunciado.

El área de búsqueda del submarino fue delimitada a unos 430 kilómetros de la costa patagónica argentina en torno a una zona del océano Atlántico, donde varias agencias internacionales informaron de la detección de una explosión horas después de desaparecer la nave, cerca de donde se produjo la última comunicación del buque.