‘Vice’ pide defender el proceso en las calles y derrotar a los fascistas

El Vicepresidente en el XII Congreso Ordinario de la Federación Sindical Intercultural de Mujeres Carrasco Tropical.
Foto: Vicepresidencia del Estado

GONZALO PÉREZ BEJAR  / Cambio

El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, convocó a defender en las calles las conquistas del pueblo logradas por el gobierno presidido por Evo Morales, que sufren los ataques de sectores racistas y fascistas.

“Le decimos a la derecha (que) no va a pasar porque el pueblo movilizado es el gran constructor de este proceso y va a ser el pueblo en las urnas, el pueblo en las calles, que nuevamente va a derrotar a estos fascistas, a estos racistas que no representan a Bolivia, representan la antipatria, representan al resentido en contra de Bolivia”, afirmó el Vicepresidente.

En oportunidad de inaugurar el XII Congreso Ordinario de la Federación Sindical Intercultural de Mujeres Carrasco Tropical, en Villa Tunari, García Linera señaló que no es el artículo 205 del Código del Sistema Penal ni la propia norma la que está discusión, como hace creer la oposición, sino el ataque al presidente Evo Morales por su condición de indígena y defensor de los pobres.

En ese sentido, pidió a los afiliados de la federación debatir la situación política, elaborar una propuesta y una voluntad de lucha para defender lo que tanto sacrificio les costó a los bolivianos, que dieron muertos, que fueron perseguidos y exiliados.

Indicó que su presencia en ese encuentro era para alertarles contra la intención de la derecha y estar nuevamente en emergencia para avanzar. “Cuando descansamos, la derecha otra vez quiere levantarse, otra vez a remangarse para volver a caminar”, dijo, por lo que pidió marchar y volver a las movilizaciones.

El Vicepresidente añadió que las movilizaciones y convocatorias que realizan sectores opositores al Gobierno son la expresión de quienes en 2008 pretendieron dividir a Bolivia con acciones que incluso estuvieron destinadas a segar la vida del actual Jefe de Estado.

En 2008 se registraron violentas movilizaciones de sectores opositores al Gobierno. Los gestores fueron los entonces prefectos Manfred Reyes Villa, Leopoldo Fernández, Mario Cossío y Ernesto Suárez, junto con la Embajada de Estados Unidos. 

“Un grupo pequeño con la mente envenenada, dicen indios cholos, ignorantes raza maldita, no son muchos, son unos pocos porque la mayoría somos así. ¿Quién no tiene un familiar de pollera o un familiar con la piel cobriza? Todos, pero unos que se creen de Estados Unidos o de Europa hablan y nos atacan así”, afirmó.

Leyó varios mensajes que circulan en las redes sociales contra el Jefe de Estado, algunos con palabras irreproducibles que mencionó pidiendo disculpas. “La gente tiene que saber cómo están hablando del Presidente, eso está saliendo del corazón de la derecha”, dijo.

Por ello demandó que se reflexione cómo nuevamente se ataca a Bolivia, que no es la mayoría y buscan el enfrentamiento. “Nos da rabia, pero hay que convertir la rabia en estrategia, hay que convertir la rabia en orientación política”, sostuvo.

Señaló que la clave para triunfar frente a esa arremetida es mantener la unidad como organización de mujeres, trabajadores e indígenas, y nuevamente apuntar a la victoria. En ese sentido, reconoció que el trópico de Cochabamba sea el núcleo de dicha unidad.

“Hay que dar una respuesta, somos de lucha, siempre hemos luchado; antes hemos luchado para que nos oigan, hoy luchamos para defender lo que hemos conquistado porque los de siempre, los patrones, los k’aras, quieren otra vez regresar para aplastar las conquistas del pueblo, como el Bono Juana Azurduy, el Juancito Pinto y volver a privatizar las empresas, por eso insultan a Evo”, alertó.

Por todas esas acciones que se registran, advirtió que la derecha “quiere otra vez levantar cabeza” y que la única forma de derrotarlos es movilizados y unidos”, por ello afirmó que “si es necesario marchar se lo hará para defender el proceso”.