Golpes congresales y judiciales

Editorial
Conspiraciones congresales combinadas con la justicia de parte de la derecha en países como Brasil y Argentina fueron alertadas ayer por el presidente Evo Morales, quien expresó su solidaridad con la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, de Argentina, y Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, así como su colega brasileña, Dilma Rousseff.
El Jefe de Estado hizo un llamado a defender la democracia porque son Gobiernos progresistas que implementaron importantes cambios de manera pacífica.
Anteriormente, en varios de sus discursos, el presidente Morales afirmó que la derecha nunca perdonará el haber sido relegada del poder, hecho que se consiguió por la vía pacífica y democrática. Ahora recurren a diversos métodos poco éticos, como intentar desprestigiar a las actuales y exautoridades de los Gobiernos progresistas.
Morales deploró la imputación a la expresidenta de Argentina por sospecha del presunto delito de enriquecimiento, y denunció que en Brasil “buscan cualquier pretexto” para enjuiciar a Lula, con el fin de inhabilitarlo como candidato para las próximas elecciones en el gigante sudamericano.
Aseguró que la derecha recurre a estos métodos ante la inviabilidad de estrategias golpistas en base al apoyo de las Fuerzas Armadas, en Brasil y Argentina, como en Paraguay en 2012, cuando el Legislativo revocó el mandato del progresista Fernando Lugo, la oposición congresal montó juicios políticos para deshacer de hecho gobiernos constitucionales.
Destacó también que en Sudamérica la revolución democrática con presidentes o Gobiernos progresistas ya es imparable, y lo que se está haciendo ahora es debilitarlos, buscando una nueva forma de hacer golpes de Estado desde el imperio norteamericano.