El seguro agrario benefició a más de 120 mil familias pobres

Foto: INSA
El INSA entrega las indemnizaciones a los productores que perdieron sus hectáreas de cultivos dañados por las sequías, lluvias, heladas o granizadas.

Maribel Condori Monrroy

En sus primeros cinco años de vigencia, el Seguro Agrario, administrado por el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, entregó Bs 88,7 millones a más de 120.000 familias pobres dedicadas a la agricultura en el área rural del país.

En una entrevista con Cambio, el director general del Instituto del Seguro Agrario (INSA), Erik Murillo, resaltó que el beneficio estatal en su media década de trayectoria causó un importante impacto social y productivo tanto en el contexto nacional como internacional.  

“El INSA ha entregado en estos primeros cinco años de vigencia 88,7 millones de bolivianos a más de 120.000 familias del área rural. Independientemente que el monto sea grande o pequeño se ha motivado a la producción de la agricultura familiar como nunca antes en la historia de Bolivia”, indicó Murillo.

Enfatizó en que con la entrega de la indemnización, que es de Bs 1.000 por hectárea de cultivo perdido o severamente dañado por los fenómenos climáticos, se motiva a que el pequeño productor se quede en su chaco trabajando y no emigre a las ciudades o a otros países como antes comúnmente ocurría.

“De forma histórica, Bolivia ha logrado implementar un modelo de seguro orientado a la agricultura familiar que administrado por el Estado genera conocimiento y método para que en el futuro se desarrolle mucho más y continúe beneficiando a más familias rurales”, comentó.

Respecto al contexto internacional, el ejecutivo añadió que Bolivia compartió el año pasado las experiencias del beneficio con Paraguay, Argentina, Uruguay, Ecuador y Perú. Los dos primeros interesados recibieron asesoramiento personalizado in situ (en el sitio), y los demás charlas y videoconferencias. 

En esa línea, destacó que Paraguay considera a Bolivia como un referente en seguro agrario y Argentina resalta que el beneficio fue creado acorde a las condiciones del país y que en ese territorio “sería muy pertinente desarrollar una experiencia similar”.

“Nuestro plan estratégico institucional se va cumpliendo y eso es algo muy importante para el Estado boliviano. Ahora el país tiene políticas económicas de exportación y la referida a la protección de la agricultura familiar no es muy común en el mundo”, remarcó.

En ese marco, sostuvo que la agricultura familiar en Bolivia implica 700.000 unidades productivas, y el Instituto del Seguro Agrario en su “mejor” momento llegó a casi 300.000 productores cubiertos. 

“Existe una apropiación total del agricultor hacia el seguro agrario que lo protege en las épocas más delicadas de la labor agrícola. El instante de recibir la indemnización hay un completo agradecimiento hacia el presidente Evo Morales por haber diseñado e implementado esta política de esta manera”, manifestó el director ejecutivo del INSA.