La Comisión de la Verdad apunta a su descentralización para un accionar más efectivo

Foto: Cambio
Posesión de la Comisión de la Verdad.

 

 

Entrevista con Luis Fernando Rodríguez, secretario ejecutivo de la Comisión de ls Verdad.

La tarea no es fácil, como la reconoce el sociólogo Luis Fernando Rodríguez Ureña, secretario ejecutivo de la Comisión de la Verdad, pero están decididos a cumplir con la labor encomendada por el presidente Evo Morales a los cinco integrantes y ante la necesidad de esclarecer los delitos de lesa humanidad cometidos durante los regímenes militares que se sucedieron en el país en el período 1964-1982.

Se trata de investigar 18 oprobiosos años, y la comisión recién desarrollará actividades, en medio está la posibilidad de que sea una entidad descentralizada con el propósito de recurrir a la cooperación internacional y contar con recursos que le permitan una labor más dinámica porque se requiere personal profesional especializado.

Para que explique sobre la labor que cumplen y la realización de un seminario internacional en La Paz, el 20 de este mes, donde participarán personas que trabajaron en similares comisiones de los países de la región, Democracia Directa entrevistó a Rodríguez.

A casi un mes de haber sido posesionado como secretario ejecutivo de la Comisión de la Verdad, ¿cuál el balance de la labor cumplida?

Estamos en una etapa de estructuración de la oficina, lo cual implica hacer una serie de tareas de orden administrativo. Se ha evaluado la posibilidad de convertir a la Comisión de la Verdad en una entidad descentralizada, es decir cambiar su naturaleza, lo que implica trámites en los cuales estamos avanzando y que obviamente están generando otro tipo de tareas para que en un futuro su accionar sea más eficiente.

¿El ser descentralizada le dará a la comisión mayor independencia para desarrollar sus tareas?

Tendría la tuición del Ministerio de Justicia porque no puede haber ninguna institución que funcione como un satélite, pero sí con un mayor nivel de autonomía. 

¿A cuánto asciende el presupuesto para 2018, permitirá cumplir las actividades planificadas o se gestionará financiamiento externo?

Uno de los elementos en los cuales estamos pensando trabajar es la  desconcentración, que justamente consiste en habilitar la capacidad de generar recursos de cooperación, ya que hasta el momento no teníamos esa posibilidad. El presupuesto para esta gestión todavía es provisional, se aprobaron sólo algunas partidas en el Ministerio de Economía y Finanzas, se discutirán otras que todavía están pendientes, pero confiamos en que el presupuesto será suficiente para cumplir las tareas encargadas a la Comisión de la Verdad. El Estado boliviano está demostrando su voluntad política para que funcione y seguro que está acompañada de las condiciones materiales para hacer efectivas las propuestas de esa voluntad política. Tenemos confianza en que el presupuesto será ampliado a lo que hemos solicitado. 

¿Qué entidades internacionales pueden cooperar?

Hay varias en los procesos de las comisiones de la verdad de América Latina, se han dado todo tipo de dimensiones del trabajo de la cooperación. Por ejemplo en Guatemala, casi todo el presupuesto venía de la cooperación internacional, era una situación diferente a la nuestra por la situación de guerra que se había dado en ese país. Se piensa acudir a la cooperación internacional con una propuesta razonable y que permita atender el tamaño del problema en Bolivia. Hay diversas fuentes, no será una tarea fácil, pero dada la naturaleza de la Comisión de la Verdad creemos que la sensibilidad de alguna cooperación puede estar acorde con nuestras necesidades.

¿Quiénes están a cargo de las oficinas de la comisión que funcionarán en las ciudades de Santa Cruz, Cochabamba y Potosí?

En Cochabamba es el sociólogo Boris Ríos, en Santa Cruz el periodista Fernando Valdivia y en Potosí el abogado Gróver Vega. En las dos primeras ciudades tendrán un documentalista que los colabore, y en Potosí dos porque se trabajará en el ámbito de las minas del sur (Quechisla, Tupiza) y del norte (Uncía, Llallagua, Siglo XX, Catavi).

¿La labor de la Secretaría Ejecutiva es netamente administrativa o qué tareas más debe cumplir?

Cuando cambiemos la naturaleza de la comisión tendremos que cambiar la estructura y por norma necesitaremos tener un aparato administrativo porque las responsabilidades serán mayores. El trabajo de la comisión no cambiará, en esa medida espero que la Secretaría Ejecutiva tenga mayor tiempo para la investigación y coordinación con los departamentos. El Gobierno aprobará un decreto para dar paso a la descentralización, estamos en el análisis de la estructura, que nos permita trabajar con una estructura más sólida.

¿Qué tipo de especialistas se requieren para cumplir con la labor de investigación de la Comisión de la Verdad?

Dada la naturaleza de la comisión, lo que se necesita es primero investigadores, profesionales que tengan conocimiento y práctica en esa área porque trabajaremos sobre un período que abarca desde el 4  de noviembre de 1964 hasta el 10 de octubre de 1982. Son más de 50 años, por tanto la capacidad de investigación tiene mucha relación con la historia, con el conocimiento de los procesos políticos en Bolivia, con la historia de los derechos humanos, con la naturaleza de las violaciones de los derechos humanos que se han registrado, tanto individuales como colectivos. Eso implica un perfil profesional que además de tener técnica en investigación tendrá una calidad en el análisis de lo político, otro elemento fundamental es la capacidad y la confianza porque la información que se manejará es reservada, por el nivel de confidencialidad implica que sean personas con una ética muy alta, si se hace mal uso de esa información puede ser fatal. Además, necesitamos generar una suerte de red de contención porque no se trata de revisar sólo fichas y documentos, se trata de acercarse a las personas o familiares de víctimas de estos sucesos, hubo experiencias de que si no se  da un soporte psicológico, sino se generan mecanismos de contención para las personas que están produciendo testimonios, se pueden dar situaciones dramáticas, no se trata de buscar el dato frío, sino contar con acompañamiento psicológico que no les permita caer en situaciones extremas, como ha ocurrido en otros países y también en Bolivia.
 
¿Hay dificultades para encontrar ese tipo de profesionales en el país?

En el campo de los psicólogos esperamos no tener problemas porque no hemos comenzado aún a contratar a profesionales con ese perfil debido a que no empezamos aún con la etapa de testimonios. Hay postulantes que creemos pueden cumplir el perfil. En el caso de masacres necesitamos sitios donde pueden haber fosas comunes, tarea que se debe realizar científicamente, con antropólogos, médicos forenses para identificar los restos a través del ADN porque uno de los objetivos de la comisión es generar prueba científica para hacer recomendaciones al Estado boliviano, en su informe final, que permitan reabrir o abrir causas contra los violadores de los derechos humanos en forma masiva. La construcción de la prueba no puede ser un trabajo de buena voluntad, tiene que ser científico, que permita que la prueba sea válida para iniciar un proceso. Pensamos contar con consultores externos, presupuesto que aún no está financiado, hay que trabajar en esa línea. 

¿Cuándo comenzarán a contratar a ese tipo de personal?

No queremos plantear fechas ni adelantarnos porque tenemos dos años para el trabajo, que están pasando rápidamente. El equipo se constituyó en noviembre de 2017, si bien la ley es de diciembre de 2016, la constitución de la comisión en agosto del año pasado y la contratación de los miembros del equipo comienzan a mediados de noviembre de 2017. La idea no es adelantarnos, buscamos generar pruebas que permitan el tiempo de conclusión de nuestro trabajo.

¿Serán suficientes los dos años de trabajo para cumplir los objetivos?

Definitivamente no es suficiente, eso es muy claro, tenemos que trabajar sobre más de 50 años, no será fácil, estamos tratando de articular esfuerzos con algunas instituciones, centros de investigación de algunas carreras universitarias que coadyuven en esta tarea, estamos en eso porque se necesita trabajo científico de calidad, lo que nos hace pensar que los dos años no son suficientes, pero el desafío se lo ha asumido y pese a lo escaso del tiempo produciremos resultados que serán significativos para la recuperación de la memoria histórica. 

Se anunció la realización de un seminario internacional, ¿qué organizaciones participarán y cuál será la temática?

Los comisionados son personas de larga experiencia, tienen muchos contactos internacionales, han trabajado por ejemplo con la Federación Latinoamericana de Personas Desaparecidas, lo que permite que lleguen personas que han desempeñado funciones en otras comisiones. Será de transmisión de experiencias de otras comisiones de la verdad de la región, de las prácticas que han producido, de los errores que han cometido y de  los aciertos logrados para inspirarnos en ellos, y generar la participación de las organizaciones, de víctimas y familiares que nos permita ajustar nuestro trabajo y la experiencia internacional en la perspectiva de alcanzar las demandas que se tienen. Nuestra tarea pasa por la investigación y la generación de recomendaciones para el Estado. Nosotros no somos una instancia que va a juzgar, no somos jueces ni fiscales en sentido de producir mecanismos que lleven a la apertura de procesos jurídicos, pero la ley nos faculta a generar recomendaciones que el Estado pueda asumir. Consideramos que el traspaso de información de las personas que trabajaron en las comisiones internacionales será muy útil sobre todo para un mejor soporte metodológico del equipo técnico. La segunda quincena de marzo sería el seminario, en la tarde tendríamos un taller y al día siguiente una jornada metodológica de orden interno. Se efectuará en la ciudad de La Paz y se espera convocar entre 150 y 200 personas.

¿Al margen de este evento qué otros más se desarrollarán este año y si los integrantes de la Comisión de la Verdad tienen previsto participar en similares actividades en el exterior del país?

Tenemos una invitación a la Argentina,  del 14 al 16 de marzo, que debemos considerarla en función de presupuesto porque no se puede planificar sin recursos. Es un seminario sobre ‘Archivos y derechos humanos, una agenda para el fortalecimiento democrático’, que será muy interesante, pero implica pagarse todos los gastos. Seguramente habrá otros eventos, pero siempre hay que ver el presupuesto.

¿Quisiera añadir o destacar algo más?

Simplemente relievar la voluntad política del Estado para cumplir esta tarea, el entendimiento y cooperación del ministro de Justicia, Héctor Arce, para que la comisión tenga un nivel más alto de autonomía creo que es algo que expresa esa voluntad. Lo que debe ir acompañado de un presupuesto, me imagino que el Ministerio de Economía y Finanzas actuará con igual claridad.

 

Investigarán 18 años de dictaduras

El presidente Evo Morales posesionó a los cinco integrantes de la Comisión de la Verdad, el 21 de agosto de 2017, en un acto que se llevó a cabo en el Palacio de Gobierno. Nila Heredia, Édgar Ramírez, Isabel Vizcarra, Eusebio Gironda y Teodoro Barrientos asumieron esa responsabilidad. 

La Ley 879 del 23 de diciembre de 2016 crea la comisión con el objetivo de esclarecer los asesinatos, desapariciones, torturas, detenciones y agresiones sexuales cometidas en el período de las dictaduras, del 4 de noviembre de 1964 al 10 de octubre de 1982.

La comisión, de acuerdo con la Ley 879, debe trabajar durante dos años, prorrogables a seis meses. El trabajo debe concluir con un informe y la acumulación de pruebas para que el Estado inicie acciones contra los responsables.