Sí al revocatorio de un golpeador de campesinos

Camilo Katari*

Recorrer las calles de Cochabamba en días de lluvia es toda una experiencia; basta una lluvia tropical de 15 minutos y todo está inundado y… el Alcalde? Bien gracias.

Como un ciudadano más, aunque no soy cochabambino, y comparando con otras ciudades, vemos que no existen cambios, no existe transporte alternativo a los minibuses que se ‘trancan’ en la avenida Aroma, muchas calles sin señal de nombre ni ruta (para que la empresa de grúas se haga de buen dinero). 

La eterna ‘trancadera’ cuando se va a la terminal de buses, ya muy pequeña para la intensidad de los viajes, entendemos que estos problemas tienen que ser resueltos por el Alcalde, que tal como vemos, invierte su tiempo en una permanente campaña partidaria, dicen por ahí los ‘ck’ochalas’ que promociona su figura más allá del municipio de Cercado, legítimo deseo de un muchacho golpeador de campesinos en enero del 2007.

Lamentablemente estas ambiciones políticas tienen un límite y es que si elegimos a Alcaldes es para que nos solucionen los problemas de todos los días, tienen que trabajar para lograr municipios con calidad de vida, sin contaminación, cuidando los pulmones verdes, promocionando el uso de energías limpias, ordenando el crecimiento urbano.

No es pues utilizando y manipulando a los sindicatos de gremiales y de los poderosos sindicatos de la enorme “cancha” que, a fuerza de extorsión le den su apoyo para que “respalden” a “su” alcalde, que hoy tiene una especie de guardia pretoriana que utiliza el temor como política de gestión pública.

Por esas razones estoy de acuerdo con el revocatorio, porque es la única manera de recuperar la Alcaldía al servicio del ciudadano y no de un proyecto político personal, la ciudad, ese territorio de vida necesita autoridades que se dediquen a facilitar la vida de las familias que tienen que lidiar cotidianamente con transporte deficiente (como son los minibuses) con ‘trancaderas’ y calles inundadas o llenas de baches, claro que el Alcalde anda ocupado haciendo campaña entregando mochilas en las escuelas previo discurso demagógico. 

El municipio es el Estado territorial y de vida cotidiana que debe estar en permanente cambio de sus servicios, como el agua, que en Cochabamba no termina de ser distribuida por la ineficiencia de Semapa que no tiene capacidad para realizar instalaciones estructurales de calidad, son varios los rompimientos de tuberías que así lo demuestran.

Por eso estoy de acuerdo con el revocatorio, para que todas las autoridades municipales tomen en cuenta que el ciudadano y su bienestar están por encima de cualquier angurria de poder, para que dejen de ser una fuerza coercitiva con rostro encapuchado y con agentes químicos en la mano. ¿Será que la violencia forma parte de la gestión del Alcalde que atropella a ciudadanas indefensas? 

Por eso, estoy de acuerdo con el revocatorio porque las ciudades deben ser recuperadas por sus habitantes, y ellos deben definir el presupuesto municipal para evitar gastos inútiles en propagandas ególatras.

Por eso estoy de acuerdo con el revocatorio porque necesitamos más gestión y menos proyecto político (para una persona) necesitamos menos excusas y más obras estructurales, requerimos desarrollo humano en todos los municipios y menos publicidad. ¿Será por eso que hasta el alcalde de La Paz vive ese drama que los transportistas hacen paro de forma contundente?

Las obras son el trabajo cotidiano del Alcalde no necesitan de publicidad, pero sabemos que es necesario pues con cada obra el Alcalde “se vende” como una vulgar mercancía, obligando a su consumo gracias a su política de marketing.

Por eso estoy de acuerdo con el revocatorio porque, como un ciudadano vi la violencia del 11 de enero de 2007 y a uno de sus protagonistas con bate en  mano, y que hoy funge de Alcalde; por eso estoy de acuerdo con el revocatorio en el municipio de Cercado, en la Llajta cochabambina que no se merece ese tipo de autoridades.    

*Es escritor e historiador potosino