Chile planeó despojo medio siglo antes

General Edwin de la Fuente se refiere al 14 de febrero.
Foto: Cambio

Gonzalo Pérez Bejar / Cambio
La invasión del 14 de febrero de 1879 fue la culminación de una política de usurpación que la oligarquía chilena tramó incluso antes de la independencia de la República de Bolivia (6 de agosto de 1825).

“No tienen moral porque ellos son unos rateros usurpadores confesos, creen que es honesto lo que han hecho y justifican sus agresiones. Ése es el verdadero significado de lo que ocurrió el 14 de febrero de 1879, cuando el Ejército chileno ocupa el puerto de Antofagasta”, sostuvo en tono de molestia porque aseguró que para ese propósito hubo bolivianos que colaboraron con los intereses de Chile.
El excomandante de las Fuerzas Armadas (FFAA) general Edwin de la Fuente afirmó que cuando el país vecino logró su independencia era un “miserable país”, no tenía las riquezas que luego las conquistó después de invadir y “robar nuestro territorio, ya que estaban desplazados”, una de ellas es la mina de Chuquicamata, la más grande de cobre en el mundo.
Aseguró que desde la época de la independencia, Chile vio a Bolivia como su enemigo “mortal” y desde entonces tenía un plan estratégico para hacerle frente, cuyos resultados se evidenciaron en la Guerra del Pacífico. Esos planes, formados en el pensamiento de Juan Egaña (redactor de la Constitución Política de Chile en 1823)  y de Diego Portales, se plasmaron en la destrucción de la Confederación Perú-Bolivia, su negativa en construir la Gran Colombia (sueño del Libertador Simón Bolívar), y para ello utilizaron a agentes en Bolivia, como fueron en su momento Gabriel René Moreno, Andrés Bello (expulsado por Simón Bolívar de Venezuela).
El militar consideró que si bien la pérdida territorial a manos de Chile fue más pequeña en términos de extensión, fue también la “más significativa” en el orden político, económico y espiritual.
“Es la ofensa más grande y un desastre histórico de nuestra historia”, afirmó.
De la Fuente aseguró que en la actualidad son las élites que gobiernan el vecino país y que ellas responden directamente a los designios de Inglaterra, que en su criterio fue el puntal para que Bolivia pierda su acceso al mar.
Manifestó que Inglaterra se dedicaba a empoderar a líderes traidores regionalmente, entre ellos Chile, para que se creen “patrias chicas” y se destruyan proyectos de unidad. Por ello reiteró la necesidad de analizar y conocer estos elementos que son importantes para conocer lo que ocurrió en la Guerra del Pacífico.