“Hay una obligación de negociar de Chile con Bolivia”

El canciller del Estado Plurinacional de Bolivia, Fernando Huanacuni.
Ministerio de Relaciones Exteriores

 

El canciller Fernando Huanacuni Mamani, ante el curso que está tomando la demanda marítima, plantea que los bolivianos y bolivianas seamos parte activa y nos movilicemos para acompañar los alegatos orales que se verificarán en la Corte Internacional de Justicia, del 19 al 28 de marzo.

Además el jefe de la diplomacia boliviana, en funciones desde el 22 de enero de 2016, al responder a Cambio resaltó que los argumentos jurídicos, documentales, históricos,  presentado son contundentes en cuanto a nuestra demanda de una salida soberana a las costas del Pacífico.

Huanacuni refiere que mucho antes del 14 de febrero de 1879 Chile tenía los ojos puestos sobre el territorio boliviano, y los intereses imperiales, en esa época ingleses, coadyuvaron y alentaron al vecino país a ocupar el puerto de Antofagasta hace 139 años.

Canciller, ¿qué nos puede decir a 139 años de la ocupación chilena del puerto de Antofagasta?
Que a pesar del tiempo transcurrido no ha sanado todavía la herida que ha provocado la invasión armada de Chile a Bolivia, sin previa declaratoria de guerra, ocupando incluso territorio boliviano que nunca estuvo en disputa con dicho país. Bolivia fue arrastrada a una guerra que no buscó ni provocó y tuvo que enfrentarla en una época de desastres naturales y crisis económica.

Evidentemente esto ha marcado a Bolivia para siempre, porque ha quedado enclaustrada en el medio del continente, perdiendo su acceso soberano al mar y por tanto los vínculos con el comercio mundial, habiendo esto influido significativamente en nuestro desarrollo económico. 

Las consecuencias de esa invasión bélica todavía las sufre Bolivia y de ellas fue consciente Chile, por eso que tantas veces se comprometió con nosotros a negociar un acceso soberano al mar.

Hoy, sin embargo, después de tantos años, y con la demanda interpuesta ante la Corte Internacional de Justicia, renacen nuevamente las esperanzas en nuestro país de poder volver a encontrarnos con el mar, a través del dialogo y la negociación.

¿Qué factores influyeron para que las fuerzas chilenas ocupen el puerto de Antofagasta y priven a los bolivianos de su costa marítima soberana?
Diferentes factores incentivaron a los gobiernos de Chile para iniciar una política expansionista en contra de Bolivia. Uno de ellos fue la enorme riqueza natural descubierta en dichos territorios, como el guano, salitre y la plata. Importantes firmas chilenas se instalaron en nuestro litoral para explotar nuestras riquezas. La ambición no solamente de Chile, sino también de los imperios hegemónicos en esos tiempos dio lugar a la invasión a Bolivia, para cercenar el territorio que le daba un acceso directo y soberano al mar, y aprovechar estos recursos en beneficio de ellos, y por lo tanto estas hegemonías siempre han sobresaltado soberanías nacionales, como ha sido nuestro territorio en Bolivia.

También fueron factores geopolíticos los que estimularon a Chile a acrecentar su territorio y ejercer un dominio sobre el Pacífico, no debemos olvidar que su territorio al momento de su independencia era pequeño y limitado y que aprovecharon la poca presencia de ciudadanos bolivianos en esa región.

Finalmente, no podemos dejar de mencionar la mentalidad colonial que estuvo inmersa en el comportamiento de varios de los gobernantes de ese país.

Se señala que Chile tuvo espías para preparar la invasión, ¿será ése un factor que le ayudó en el proceso de invasión?
La invasión a Bolivia fue preparada por Chile mucho antes del inicio de hostilidades. Desde 1842 Chile ejecutó una política expansionista no sólo en contra de Bolivia, sino también de otros vecinos. Las delegaciones de Chile en Bolivia acreditadas para negociar los tratados de límites de 1866 y 1874 se valieron de todos los medios para conseguir sus objetivos, lo mismo pasó cuando defendieron los intereses de empresas chilenas que usufructuaban las riquezas de nuestro litoral. Se debe tener en cuenta que en ese territorio residían súbditos de nacionalidad chilena que conocían nuestras carencias y debilidades y que no dudaron en alertar al Gobierno de Chile de ese entonces sobre la situación de Bolivia. 

¿Qué lecciones puede aprender Bolivia de los hechos de 1879?
Lo que nosotros debemos aprender es lo siguiente, en 1879 nuestro país tenía cerca de dos millones de kilómetros cuadrados, y no había presencia en todos los lugares, más aún en lugares estratégicos como era Antofagasta, y además no había una articulación territorial, por eso hoy día el proceso de cambio está trabajando en esta visión de una articulación necesaria, y una presencia también importante en todo nuestro territorio nacional. Hoy somos 11 millones de habitantes, en un territorio de 1. 098.000 kilómetros cuadrados, en los cuales algunos territorios no están totalmente articulados, por lo tanto, aquí tenemos que aprender que tenemos que trabajar en varias etapas, y el proceso de cambio ha estado trabajando estas etapas, el primero es la articulación, ése es un trabajo de infraestructura, tenemos que articular todos, porque de lo contrario la no presencia de bolivianos y bolivianas en ese lugar pues hace que la ocupación sea evidente para otros países, porque Bolivia es rica en varios recursos naturales. Para cuidar nuestros recursos naturales tenemos que primero articular para motivar la presencia en todos los rincones de nuestro territorio.
 

Canciller, la demanda marítima boliviana se sustenta en la práctica diplomática de más de 100 años entre Bolivia y Chile y, en consecuencia, se tenían los argumentos para presentar mucho antes la demanda ante la CIJ, ¿por qué los expresidentes no lo hicieron? ¿Qué factores llevaron a Morales a que presente el escrito y permitieron que la CIJ admita la demanda?
¿Por qué no lo hicieron? Tal vez podría responderse ¿por qué lo hicimos? ¿Por qué, con el liderazgo del presidente Evo Morales Ayma, hoy se ha hecho tangible este reclamo en un espacio internacional? Primero, por una decisión valiente, porque hay que tomar una decisión, y para esa decisión valiente hay que tener una capacidad de ver un poco más de lo que denominamos el presente, ser visionario. Necesitamos un estadista, para cualquier acción grande se necesita un estadista, y el presidente Evo Morales Ayma tiene todas las cualidades de ser un estadista, es intuitivo, es visionario, es osado en esas acciones, por lo tanto, esta acción de presentar la demanda marítima ante la Corte Internacional de Justicia, que es un espacio generado en el derecho internacional en tiempos de paz, por lo tanto, no es ningún rol de agresión, ninguna señal de agresión, más al contrario, es apelar en tiempos de paz a espacios para resolver temas evidentes, además, uno: poner en los alegatos históricos de Bolivia, poner ante una Corte Internacional de Justicia, eso amerita una valentía, porque eso puede significar muchas consecuencias, y esas consecuencias ameritan también haber revisado todo el fundamento histórico y jurídico que nosotros tenemos, por lo tanto, eso significa una profunda interiorización con el tema marítimo, eso ocurrió con el presidente Evo Morales Ayma, esas capacidades se juntaron y hoy nos ha llevado a este espacio internacional, en el cual el solamente hecho de haber llegado a este espacio y el haber sido admitido en este espacio jurídico internacional ya es una gran victoria, porque están diciendo de que sí tenemos razones jurídicas suficientes para radicar la demanda marítima en la Corte Internacional de Justicia, y luego, después de la fase oral, seguramente, vamos a conocer un fallo, que tenemos la certeza de que va a ser favorable a Bolivia.

Los que gobernaron anteriormente, su horizonte no era Bolivia, era occidente, era Europa, había un pensamiento eurocentrista, una visión basada en hegemonías occidentales, por lo tanto, su horizonte de vida, su horizonte de acción política estaba en base a otros países. Pero el presidente Evo Morales, como los que gobernamos hoy, vivimos aquí, soñamos aquí, morimos aquí, todos nuestros sueños están acá, y hay que reconstituir esto, y manifestar, dignificar la presencia nuestra, eso significa soberanía, ésa es una de las capacidades de quien quiere a su lugar, defiende su lugar, y pues Evo Morales Ayma, en el proceso de cambio, está sentando soberanía espacial, jurídica, económica, en diferentes áreas, y eso hay que rescatarlo, porque eso es de quien ama, de quien quiere Bolivia. Nosotros amamos a Bolivia, el presidente Evo Morales ama a Bolivia, ¿por qué no lo hicieron otros presidentes? Porque, vuelvo a reiterar, Bolivia para ellos es como una casa de campo, es como EEUU que nos ve como patio trasero, y su horizonte de vida estaba en París, Miami, Washington, en otros lugares, en cambio para nosotros es aquí en Bolivia, vamos a vivir, como hemos amado en Bolivia, y vamos a morir en Bolivia.

La parte histórica es irrefutable y la versión de Chile de que nacimos sin costa no tiene ningún tipo de sustento, por lo tanto, ¿considera que ese hecho es fundamental en nuestra demanda?
Así es. Nosotros, a través de todos los argumentos jurídicos, documentales, históricos, hemos presentado la suficiente evidencia de que Bolivia nació con acceso soberano al mar, con un territorio de costa, por lo tanto, esa cualidad marítima ha sido desde el nacimiento de lo que constituye hoy Bolivia. La invasión del año 1879 cercenó la cualidad marítima, cercenó este territorio perdiendo la cualidad marítima, por lo tanto, ya no cuestionan ellos, más al contrario apelan a que esto se resolvió con el Tratado de 1904, pero todos saben, incluso más allá del fallo de la Corte Interamericana de Justicia de La Haya, que tenemos que resolver este tema, ellos tienen un compromiso con Bolivia que es importante para la relación bilateral y para el equilibrio regional.

El fallo de la CIJ, el 24 de septiembre de 2015, establece que Bolivia nació con costa soberana, que Chile invadió territorio boliviano y que el Tratado de 1904 no resolvió los temas pendientes, ¿cuánto podrían influir estos criterios al proceso final de la demanda marítima?
Hay elementos fundamentales para tener un horizonte, hitos importantes. Primero, Bolivia nació con un acceso soberano al mar, con un territorio costero al mar. Segundo, en la invasión de 1879 cercenó el territorio, un departamento importante, haciendo perder la cualidad marítima. Tercero, el Tratado de 1904 no resolvió este tema pendiente, por eso hasta hoy lo llevamos adelante. Cuarto, los argumentos que hemos presentado en la Corte Internacional de Justicia, son argumentos en los cuales se demuestra cómo en las diferentes épocas históricas de Bolivia y Chile se ha ido llevando este tema, se han ido buscando diferentes soluciones. Por lo tanto, hay una obligación de negociar un tema pendiente de Chile con Bolivia. Eso es suficiente, esos son los argumentos, los puntos neurálgicos, seguramente lo van a armar mejor con los criterios jurídicos, en un marco del derecho internacional cuando tenga que emitir el fallo la Corte Internacional de Justicia.

¿Los bolivianos y las bolivianas cómo debemos conmemorar esta fecha considerando que estamos a algo más de un mes de los alegatos orales en la Corte Internacional de Justicia?
Nosotros deberíamos prepararnos primero para ser una parte activa de toda la fase de los alegatos orales, es decir acompañar, deberíamos acompañar, movilizarnos, todos deberíamos estar movilizados, a nivel nacional hacer vigilia en las noches, antes de los alegatos orales, todas las noches deberíamos hacer vigilias, marchas, concentraciones para acompañar los alegatos orales desde el 19 hasta el 28 de marzo. Segundo, en el mundo, cada boliviano y boliviana, en su lugar de trabajo, como presencia de que está ocurriendo algo muy importante deberíamos portar nuestra bandera de reivindicación marítima, y nuestro hashtag #MarParaBolivia, porque en el lugar que estemos debería estar presente, porque si nos preguntan, decir: en estos momentos estamos dirimiendo un hecho importante para Bolivia, de retornar al mar, que es un derecho en el principio de justicia, eso significa devolver el acceso soberano al mar, porque durante todo este tiempo el enclaustramiento afectó a la economía boliviana, a toda la historia de Bolivia. Por lo tanto, debería ser una actitud permanente, constante del boliviano en cualquier parte del mundo.