La verdad histórica

Tropas bolivianas avanzan en el mar para impedir el desembarque de las fuerzas chilenas.
Historia (gráfica) de la Guerra del Pacífico

 

Gral. Luis Fernando Alcázar Chávez *

No se puede dudar que la demanda presentada por Bolivia contra Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) constituye el hito más importante de la relación boliviano-chilena en el problema marítimo. Los argumentos  de ambos Estados han configurado hoy un escenario con prospectiva favorable a Bolivia si tomamos en cuenta la verdad histórica y la fuerza de la razón respaldadas por la legalidad y la legitimidad ampliamente demostradas por Bolivia en la presentación del recurso de incompetencia en la CIJ, donde el país expuso todos sus argumentos en la creencia de que ocurriría lo que pasó en ocasión de la primera presentación de la demanda boliviana ante la Sociedad de las Naciones, ente 1919 y 1922, cuyo resultado le fue favorable, hoy el argumento boliviano cambió de forma radical y no se pide la revisión del Tratado de 1904, en su lugar se demanda que Chile “cumpla sus compromisos”.

Es importante recordar algunas consideraciones estadísticas históricas que no se las escuchó.

Inicialmente, Chile usurpó 18 veces nuestra soberanía, 92 burlas diplomáticas, nueve veces nos agredió con naves militares y siete con naves civiles, nueve amenazas directas e indirectas, seis apropiaciones arbitrarias de territorio boliviano, cinco agresiones militares terrestres, verbales y desvío de aguas dulces altiplánicas, cuatro agresiones terrestres, cuatro ultimátums, tres invasiones pacíficas, espionaje y dos agresiones con carabineros, como lo más sobresaliente de las 250 agresiones en total.

Hay algo también importante, “Chile es como los árboles, implora agua, pero no la pide”, en 16 oportunidades expresó su interés en las aguas del altiplano, en la negociación de las notas del 50, en 1904 al descubrir el manantial del Silala (utilizando sus aguas desde 1908, los desvíos de aguas de los ríos Mauri, Lauca,  Quetena); en 1870, con el río Uchusuma, expresaron el interés chileno en nuestras aguas dulces; en 1993 mediante el  ingeniero Larrariague; en 1926, Jorge Matte; 1946 y 1950 en la presidencia de Gabriel Gonzales Videla y el llamado jardín Truman, las conferencias de energía de Petrópolis y Londres; en 1950 y 1954 y finalmente con la posición de Salvador Allende.

Se dieron 69 escenarios que podría haber aprovechado Chile para solucionar el problema, 20 antes del Tratado de Santiago (¿de paz y amistad?) y 49 después.

No se escucha sobre “las islas bolivianas en el Pacífico” y no han sido consideradas en ningún Tratado, particularmente la Isla Lagartos 23° 22’ 00’’ Lat S., y 70° 36’ 0’’ Long O. Isla Santa María 23°26’22’’ S, 70°36’24’’. Asimismo, Chile propuso una alianza en contra de Perú, en 14 oportunidades. Además, 24 presidentes chilenos ofrecieron 61 propuestas en las áreas legal, territorial, arbitraje, arriendo del ferrocarril, para que logre su salida al mar.

“Traidores”
La “traición de ciudadanos bolivianos” siempre fue un obstáculo a la posición patriótica, Mariano Melgarejo inicia la lista de la ‘chilenofilia’ al dejarse llevar por la obsecuencia de Aniceto Vergara A. y Carlos Walker M., quienes comparándolo con Simón Bolívar, declarándolo Capitán del siglo y otros lograron de él  que firme el Tratado de 1866. Luego Aniceto Arce y sus huestes empresariales, con el propósito de ingresar capitales chilenos e ingleses a Bolivia, constituyeron la más singular expresión de sobreposición de intereses personales y empresariales sobre los patrióticos. 

Los gobiernos liberales de principio de siglo viabilizaron la firma del Tratado de 1904, encarcelando a los excombatientes del Pacífico, aplicando la censura de prensa, controlando imprentas y permitiendo el ingreso de agentes chilenos a desinformar y asustar a la población decían que  “si no se firmaba el Tratado se venía una nueva invasión chilena”.

“La guerra comenzó el 14 de febrero de 1879”, falso, ya que ésta, siendo un hecho político, comenzó el 31 de octubre de 1842 con la publicación de la Ley Rengifo en Chile y la usurpación de las guaneras de Atacama e invasión implícita hasta el grado 23, el 7 de enero de 1879, comenzaron las operaciones militares navales y el 14 de febrero las terrestres. “Se ocultó la información por no perjudicar carnavales”, falacia difundida por Chile para desprestigiarnos, la situación de las comunicaciones en esa época y la llegada del estafeta Gregorio Colque a La Paz, y la inmediata toma de decisiones del presidente Hilarión Daza desvirtúan tan mentecata posición.

La retirada de Camarones, evento que lacera la imagen de los militares bolivianos, en primera instancia fue una maniobra de la ‘chilenofilia’ boliviana para no permitir el ingreso en combate de la “división errante de Bolivia” y luego por la rivalidad político militar del presidente Mariano Ignacio Prado y el general Buendía por su imagen personal en Perú.

Gabriel René Moreno es un traidor, nunca lo fue, la historia lo absolvió y aclaró su papel en el problema.

Bolivia declaró la guerra, falso, Chile el 5 de abril de 1879 declaró la guerra al confirmar la existencia del Tratado de Alianza defensiva entre Bolivia y Perú de 1873, información enviada por el jefe del espionaje en Perú, el señor Godoy.

Hay más tópicos a ser aclarados en el problema no debemos ocultar la verdad. 

*Historiador