Si defendemos la patria, el mar será posible

Colectivo Del Cambio

Llegó la hora de decirnos las verdades, de frente, como hermanos, como amantes de esta tierra bendecida donde nacimos y que llamamos con orgullo: Bolivia, nuestra patria. Los bolivianos somos gente trabajadora, querendona de nuestra tierra, emotiva, amable, respetuosa. Los bolivianos somos gente buena. Los bolivianos somos también gente sacrificada, heroica, combativa: así lo demostramos en las guerras que nos tocó vivir a lo largo de nuestra historia, incluso dando nuestra vida para acabar con esos atropellos y esas injusticias.

Los bolivianos tenemos memoria, una memoria tan larga como nuestra historia, y por eso sabemos enfrentar las adversidades, y somos sabios para reconocer lo que es cierto de lo que no lo es. Por eso, frente a esa patria que es la nuestra, frente a nosotros mismos, decimos que llegó la hora de decirnos las verdades, sin temores, sin odios, sin rencores. Decirnos, todos juntos, esas verdades y quien quiera oír que oiga; quien quiera sentirlo, que lo sienta; quien quiera negarlo, que lo niegue. Cada cual lo decidirá con su conciencia. Estas son nuestras verdades:

1. ESTAMOS MÁS CERCA DEL MAR
Estamos más cerca del mar que nunca antes en nuestra historia. Unidos, la patria boliviana logró lo que jamás se hizo con Chile: sentarlo en un tribunal internacional y que sea el mundo entero el que juzgue el daño y la injusticia que han cometido contra nosotros. Esto nos da un orgullo profundo. ¿Es verdad o no es verdad?

2. TENEMOS UN ESTADO SOBERANO Y FUERTE
Esto es así porque ahora tenemos un Estado soberano y fuerte, un Estado con recursos propios (el de mayor crecimiento en Sudamérica en los últimos años), un Estado que es capaz de pagar –sin mendigar a los extranjeros– obras y programas en beneficio de todos nosotros, los bolivianos. Ése es el resultado de una acción que reclamamos todos y por eso dimos nuestra vida: la recuperación de todos nuestros recursos naturales. Ahora son nuestros, son de la gente, son de usted, son tuyos. Es otro orgullo: saber que ahora somos dueños de nuestra patria. ¿Es verdad o no es verdad?

3. BOLIVIA INDUSTRIAL ES PARA SIEMPRE
Ese Estado poderoso vuelve realidad efectiva una economía sana en la que somos capaces de dar un salto adelante y decisivo: el de la industrialización, eso que siempre anhelamos. Esto, hoy, no tiene vuelta atrás: Bolivia industrial es para siempre. Lo mismo que la Bolivia del litio, la Bolivia satelital, la Bolivia de la energía eólica y la energía solar, la Bolivia de la biodiversidad: son las nuevas realidades que vamos creando y son también para siempre.

4. RECUPERAMOS LA DIGNIDAD Y LA JUSTICIA SOCIAL
Ese Estado y esa economía son los que le han devuelto la dignidad a nuestra gente, dignidad que es justicia social, reparación histórica de tantas injusticias que sufrimos, esperanza y futuro de una patria que clamaba por eso: por justicia social para sus hijos, para los bolivianos. Orgullo de todos y de cada uno que sabe que esto también es cierto.

5. SOMOS CULTURALMENTE INVENCIBLES: UNIDAD CON DIVERSIDAD
Esa dignidad que recuperamos fortalece nuestra unidad con diversidad cultural, es la garantía y el reaseguro de nuestra cultura y nuestra identidad. Ahora sí podemos decir que somos orgullosamente bolivianos. Ahora sí podemos decir que somos culturalmente invencibles.

6. SOMOS RECONOCIDOS EN EL MUNDO ENTERO
Esa identidad que ahora no ocultamos, porque todos somos iguales ante la ley y todos somos libres y dignos, es la que promueve el reconocimiento internacional de nuestra patria. Ahora lo sabemos: Bolivia se respeta y esta verdad es, seguro, la que más palpita dentro de nuestros corazones.

7. SOMOS EJEMPLO MUNDIAL DE IGUALDAD Y DE INCLUSIÓN SOCIAL
Bolivia se respeta, Bolivia se hace respetar: ése es nuestro principal motivo de orgullo nacional. Ya no somos los últimos en todo, como era antes: ahora tenemos voz y voto en las decisiones mundiales, ahora somos un ejemplo mundial de lucha por la igualdad, por la inclusión, contra el racismo y la discriminación; somos una bandera mundial por la defensa de los derechos de los pueblos, de todos los pueblos del mundo.

8. TENEMOS NUESTROS PRINCIPIOS Y VALORES
Todo esto no fue casualidad ni sucedió de milagro, lo construimos juntos con convicción verdadera, con decisión política, con patriotismo genuino, por amor a Bolivia, a nuestra tierra, con entrega, con sacrificio, defendiendo un solo interés: el de la propia gente, el de los bolivianos. ¿Es verdad o no es verdad?

9. LO MEJOR QUE TENEMOS EN BOLIVIA SON LOS BOLIVIANOS
Estas verdades se hicieron reales con una sola convicción: en la patria boliviana, lo mejor que tenemos es la gente, es nuestra tierra, es nuestra geografía, son nuestras montañas y valles, son nuestras llanuras y ríos poderosos, son nuestras comidas, es nuestro arte, nuestra sensibilidad, nuestro amor por lo propio. Lo mejor que tenemos en Bolivia somos nosotros mismos y nuestra historia de tenacidad y lucha.Para un boliviano no puede haber nada mejor que otro boliviano. ¿Lo sienten así? ¿Es verdad o no es verdad?

10. TENEMOS FUTURO
Ahora que todos juntos construimos esta patria orgullosa, justa, libre, soberana y para todos, hay que defenderla. Si defendemos la patria, todo será posible. Nuevos desafíos colectivos: soberanía tecnológica, mayor industrialización, más recursos para una mejor educación y una mejor salud, más progreso para todos. Nuevos desafíos personales: la posibilidad de vivir en un país donde es posible creer, crear, crecer, estudiar, criar a los hijos, soñar, ser felices con fe y esperanza en el futuro. ¿Acaso no lo estamos viviendo? ¿Acaso no se siente orgullo por todo lo que hicimos juntos? ¿Acaso es verdad o no es verdad?

¡Ahora esta patria existe, ahora todo es posible!*

*Grupo de profesionales comprometidos con el proceso de cambio.