Piñera asume el mando de Chile por cuatro años

El presidente Piñera saluda al Congreso de su país. A su lado, Michelle Bachelet.
Foto: Prensa Latina

Prensa Latina / Valparaíso, Chile

Flanqueado por los nuevos titulares de la Cámara de Diputados y el Senado, ambos de filiación socialista, el conservador Sebastián Piñera asumió ayer su segundo mandato como presidente de Chile.

En el tradicional acto de investidura en el Congreso Nacional, con la nieta de Salvador Allende, Maya Fernández, a cargo de la Cámara, y de Carlos Montes en el Senado, Piñera ascendió por segunda vez al frente del Palacio de La Moneda por un período de cuatro años.

La ceremonia en la sede parlamentaria de esta ciudad se concentró en la entrega de la banda presidencial por parte de la socialista Michelle Bachelet, quien reiteró que no volverá a aspirar al mando de Chile.

Piñera, un multimillonario y exitoso hombre de negocios, llega a La Moneda con la firme pretensión de dar un impulso a la economía nacional, al tiempo que deberá fijar posturas sobre las reformas adelantadas por Bachelet.

Su regreso al poder, luego de una férrea oposición al mandato saliente, sigue la tendencia de cerrar ciclos de gobiernos de centroizquierda en la región y abre incógnitas en torno al futuro de los cambios sociales emprendidos por su antecesora. 

En contraparte, la salida de Bachelet marca el fin de la época dorada de mujeres al frente de países de America Latina.

Piñera lanzó varios mensajes en los últimos días a la ciudadanía con el favor de una votación contundente para imponerse en segunda vuelta al candidato de centroizquierda Alejandro Guillier.

“Siento que ahora tengo más experiencia, madurez, más sentido de la importancia de unir a los chilenos, más humildad para escuchar, con los ojos y los oídos más atentos”, apuntó el ya Presidente de Chile.