Mayor apertura económica china alienta a Latinoamérica

Li Jiarui y Chen Yao / Xinhua

Las sesiones anuales del máximo Órgano Legislativo y el máximo órgano de consulta política de China ofrecieron señales positivas sobre una mayor apertura económica del país en el futuro, lo cual implica oportunidades de cooperación entre China y las naciones latinoamericanas en medio de la actual inestabilidad de la economía mundial.

La quinta sesión de la XII Asamblea Popular Nacional (APN) y la quinta sesión del XII Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh) se celebraron en Pekín, capital nacional, durante la primera quincena de marzo.

En sus dos comparecencias, el 5 de marzo para presentar un informe sobre la labor del Gobierno en 2016 y los planes de trabajo para 2017, y en rueda de prensa, el primer ministro Li Keqiang explicó las medidas económicas a tomar este año, las cuales inciden, entre otros aspectos, en una mayor apertura hacia al exterior.

“De cara a los cambios en las circunstancias internacionales y las nuevas exigencias del desarrollo nacional”, es necesario impulsar una apertura económica “más profunda y de nivel más alto”, dice el informe difundido por Li.

“China siempre insiste en su constante posición, la cual es defender la globalización y apoyar el libre comercio”, aseveró en una rueda de prensa, en la que defendió impulsar, si se dan las condiciones adecuadas, los pactos regionales de libre comercio que están relacionados con China.

Varios expertos latinoamericanos comentaron en recientes entrevistas la decisión de profundizar la apertura económica del país asiático, en un período en que el proteccionismo vuelve a escena y altera la estabilidad de la economía mundial.

“Es muy importante ese mensaje, principalmente en tiempos en los que se está viviendo un cambio en la economía de libre mercado con la llegada de Donald Trump al Gobierno de Estados Unidos”, señaló el profesor investigador del Centro de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Ignacio Martínez Cortés.

Para el economista brasileño José Luiz Pagnussat, miembro del Consejo Federal de Economía, las relaciones con China han permitido a los países latinoamericanos rediseñar su sistema de alianzas en el escenario global.

“La presencia china tuvo dos efectos. El primero, un impacto sobre el crecimiento de las economías, diseminando ese desarrollo. El segundo, un cambio en el eje de alianzas. El crecimiento de inversiones chinas y el intercambio comercial amplía los intereses mutuos entre los países”, dijo.

El economista defendió que cuando una empresa china procesa soja, por ejemplo, refuerza el interés por la producción brasileña, lo que fortalece el comercio y da previsibilidad a los productores. “Eso acaba ampliando no sólo el comercio, sino también la construcción de alianzas a nivel internacional. Veo ese desarrollo de forma muy positiva”, comentó.

Según Pagnussat, el país asiático ofrece al mundo un camino alternativo, basado en la cooperación mutua frente al crecimiento de las tendencias proteccionistas, en especial desde la investidura de Trump.

Con relación a las nuevas políticas económicas de Estados Unidos, el historiador y analista de relaciones internacionales de la Universidad de Brasilia Luiz Fernando Horta considera que tendrá efectos negativos no sólo para el mundo, sino también dentro de su país.

“Eso va a implicar una menor presencia de EEUU en el mundo. Vamos a tener en varios lugares oportunidades económicas que podrán ser aprovechadas por otras potencias. Y dentro de EEUU el cierre económico viene junto a un discurso de nacionalismo arraigado, de diferenciación social y política”.

China “ofrece una alternativa más rápida y eficaz” que la Unión Europea para que el Mercado Común del Sur (Mercosur) establezca un tratado de libre comercio, y sería “un error no aprovechar la oportunidad que se abre”, afirmó el académico y analista político argentino Rosendo Fraga.

El expresidente chileno Ricardo Lagos (2000-2006) enfatizó en que desde el punto de vista de América Latina se deben estrechar lazos con Asia-Pacífico y tomar nota del rol creciente que está asumiendo China.

“Estamos viviendo en un mundo con gran incertidumbre y de revisión por parte de algunos países, como es el caso de EEUU, de lo que fueron los elementos de la política exterior en los últimos tiempos”, razonó.

En calidad de país que asume la presidencia pro témpore de la Alianza del Pacífico, Chile convocó para el 14 y 15 de marzo en Viña del Mar, al noroeste de la capital, al ‘Diálogo de alto nivel en iniciativas de integración en el Asia-Pacífico: Desafíos y oportunidades’, al que fueron invitados, además de los miembros del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), China, Colombia y Corea del Sur.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores Hua Chunying comentó el 13 de marzo que China espera que el diálogo contribuya a construir la Zona de Libre Comercio de Asia-Pacífico (FTAAP), lograr una economía abierta e impulsar la integración económica de la región.