El Jefe de la CIA reemplazará a Tillerson, despedido por Trump

Gina Haspel, la nueva directora de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).
Foto: EFE

Agencias  / Washington, EEUU

La diplomacia estadounidense tiene un nuevo jefe. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, despidió ayer a Rex Tillerson, quien será reemplazado como secretario de Estado por el actual director de la CIA, Mike Pompeo. 

Después de meses de rumores sobre una salida señalada mil veces como inminente, un tuit selló el destino del exdirector ejecutivo de ExxonMobil.

“Mike Pompeo, director de la CIA, se convertirá en nuestro nuevo secretario de Estado. ¡Hará un trabajo fantástico!”, tuiteó Trump. “¡Gracias Rex Tillerson por sus servicios!”, agregó.

El mandatario también anunció la nominación de Gina Haspel como directora de la CIA, la primera mujer elegida para el puesto. La designación es controvertida: Haspel, una espía experimentada, es señalada de participar en torturas a detenidos después de los ataques del 11 de septiembre. 

La Casa Blanca destacó el deseo del Presidente de tener un nuevo equipo al entablar negociaciones históricas con Corea del Norte. Trump aceptó la semana pasada una invitación del líder norcoreano Kim Jong Un a una reunión para fines de mayo con el fin de discutir la desnuclearización de la península coreana, cuya fecha y lugar aún no se determinaron. 

Consultado sobre las razones de la salida de Tillerson, el Jefe de Estado mencionó desacuerdos, entre ellos sobre el problema nuclear iraní. 
“Rex y yo (...) nos llevamos bastante bien, pero discrepamos en cosas”, dijo. “El acuerdo con Irán pensé que era terrible, él pensó que estaba bien. Entonces, realmente no estábamos pensando lo mismo”.

Gracias a todos menos a Trump

En un breve discurso de despedida, Tillerson tuvo palabras de agradecimiento para todos, menos para Trump, y reveló que dejará su puesto el 31 de marzo, pero dijo que hasta entonces delegará sus funciones al subsecretario John Sullivan.

En su declaración, en la que celebró los frutos de la presión de la comunidad internacional sobre Corea del Norte, el saliente Secretario de Estado también advirtió sobre el “comportamiento y las acciones preocupantes del Gobierno ruso”.

Tillerson, que estaba de gira por África cuando Trump decidió aceptar la semana pasada la invitación para reunirse con Kim, suspendió su agenda por estar “indispuesto” y regresó el martes antes del amanecer a Washington.

“Humillante”

Trump elogió la “tremenda energía” y el “tremendo intelecto” de Pompeo, un exoficial del Ejército estadounidense y congresista que dirigió la Agencia Central de Inteligencia (CIA) desde enero de 2017, considerándolo como “la persona adecuada para el trabajo en este momento crítico”. 

“Continuará nuestro programa de restaurar la posición de Estados Unidos en el mundo, fortalecer nuestras alianzas, enfrentar a nuestros adversarios y buscar la desnuclearización de la península coreana”, dijo.

La embajadora de Estados Unidos en la ONU, Nikki Haley, celebró la noticia. “Excelente decisión del Presidente”, dijo, felicitando a su “amigo” Pompeo sin decir una palabra sobre Tillerson. 

“Bueno, bienvenido a Trumpland”, dijo Miller, destacando el “humillante” despido de Tillerson a través de las redes sociales.