La JIFE reconoció logros de Bolivia en control de cocales

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, durante el encuentro en Viena, Austria.
Foto: Ministerio de Gobierno

José Guzmán / Cambio

En el LXI período de sesiones de la Comisión de Estupefacientes que se realiza en la ciudad de Viena, Austria, la JIFE reconoció que las recomendaciones que hizo a Bolivia en 2016 para controlar la producción de cultivos de coca se encuentran en ejecución, según el ministro de Gobierno, Carlos Romero.

“Hemos demostrado a la JIFE (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes) que se delimitaron las áreas autorizadas y no autorizadas para cultivar coca, lo cual se encuentra en la Ley General de la Coca. También se fortalecieron los mecanismos de control y comercialización con fines ilícitos, y se creó un sistema de registro único de comercializadores”, sostuvo.

Añadió que con el apoyo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por su sigla en inglés) se construirá un laboratorio para monitorear la cantidad de la hoja que se destinaría al narcotráfico, también como parte de las sugerencias de la JIFE.
En el evento, señaló que Bolivia también ejecuta auditorías para registrar a los productores de la hoja en Yungas (La Paz) y el Chapare (Cochabamba) con el propósito de fortalecer el control de los circuitos de comercialización.

Datos comparativos 

El Ministro expuso ante los representantes de la organización internacional un cuadro comparativo sobre el progreso del Estado en la lucha contra las drogas.

Destacó que en la década de los 80, el país tenía una superficie de cultivos de coca que superaba las 57 mil hectáreas, “pero gracias a la nacionalización de la lucha contra el narcotráfico, el control social y la coordinación con las comunidades campesinas se redujo a 20.100 hectáreas hasta 2016, de acuerdo con el registro de la UNODC”.

Estos avances en materia de lucha contra el narcotráfico se lograron con una inversión gubernamental de $us 350 millones, informó.
Estos recursos se destinaron a la adquisición de helicópteros con tecnología moderna, a la dotación de equipos de última generación para las fuerzas antinarcóticos y el incremento considerable del número de efectivos.

Destacó que Bolivia incrementó en 156% sus operativos de interdicción en los últimos siete años.

“Gracias a ello hemos ingresado a lugares donde antes no se podía erradicar coca excedentaria o llevar adelante trabajos de interdicción. Entre 1998 y 2005 se efectuaron 4.702 operativos, mientras que de 2006 a 2017 se registraron 12.036. Esto dio como resultado que se incremente la incautación de estupefacientes”, aseveró.

Estudio científico de la Coca

Romero se reunió con representantes de la Organización Mundial de Salud (OMS) para explicar los alcances de la Ley de la Coca, las prácticas sobre el consumo tradicional y medicinales y las actividades semiindustriales, además de que presentó una solicitud para que se realice un estudio científico del arbusto con el propósito de explorar sus propiedades nutricionales y medicinales.

Señaló que la OMS conoce las ventajas de la hoja milenaria y que la institución mostró su predisposición para realizar el estudio.

“Explicaron (los representantes de la OMS) los procedimientos protocolares con el fin de tener la investigación científica aprobada y definir la visita de una comisión de expertos para delimitar sus alcances”, aseveró la autoridad.

Se firma acuerdo con Rusia contra el narcotráfico

Un acuerdo entre el  Gobierno boliviano y su par ruso permitirá intercambiar información sobre narcotráfico, los métodos utilizados para que la droga no sea detectada, la legitimación de ganancias, entre otros  convenios dentro del Plan de Acción de Cooperación  en Materia de Lucha Contra las Drogas 2018-2020.

El acuerdo bilateral, firmado en Viena, también ayudará a intensificar los operativos de interdicción y prevención, además de garantizar la capacitación permanente de los agentes antinarcóticos.

“Los principales acuerdos permitirán recibir una cooperación bilateral de Rusia, principalmente para el intercambio de información operativa, así como la designación de puntos de enlaces y contactos”, detalló el viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres.

También habrá un intercambio de datos sobre laboratorios de droga, tareas de investigación policial coordinadas para reprimir el tráfico ilícito, sus  precursores e investigación policial.

Representantes del Viceministerio de Defensa Social participarán en la Operación Regional Antinarcóticos ‘Canal’ y en otras preventivas, ya que Bolivia es considerada un punto de paso del narcotráfico.

Los trabajos en materia de prevención realizados en ambos Estados serán socializados al igual que la información de carácter técnico-educativo sobre el desarrollo de dispositivos y procedimientos de especialización y entrenamiento del personal de ambos países a través de cursos de capacitación.

A principios de abril serán designadas las personas de contacto que coordinarán el trabajo para implementar el plan.