Bolivia prepara el equipo para la fase pos La Haya y habla de mediadores

Los jueces de la Corte Internacional de Justicia (CIJ).
Foto: Archivo

Juan F. Cori Charca

Bolivia ya piensa en la etapa pos fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y empezó a diseñar al equipo que se encargará de cumplir con la sentencia, en un escenario en el cual esperan contar con la presencia de mediadores, como las Naciones Unidas o incluso el papa Francisco.

Así lo reveló ayer el presidente del Estado, Evo Morales, durante un encuentro con corresponsales de la prensa internacional en el Salón de los Espejos, en el Palacio de Gobierno, en La Paz.

“Hay que anticiparnos, hay que prevenir. Entonces ya sabe el compañero (vicepresidente) Álvaro (García Linera), hablamos de manera separada de cómo armar nuestro equipo pos La Haya”, indicó Morales.

En diciembre de 2017, cuando se posesionó al nuevo alto Mando Militar, Morales pidió a las Fuerzas Armadas “planificar” el curso de acciones pos demanda marítima, hoy radicada en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y que en breve ingresará a su recta final con las audiencias orales.

“Lo que quiero decirles es que hay que estar planificando pos demanda marítima. Eso significa organizarnos desde ahora en equipos jurídicos, pero también con el conocimiento de nuestras Fuerzas Armadas en esta reivindicación marítima”, dijo el Jefe de Estado en esa ocasión.

Durante la conversación con los periodistas de los medios internacionales, Morales confirmó que la composición del equipo está en marcha.
“No sé si soy muy optimista, pero quiero decirles que ya (nos estamos) preparando optimistamente, y ¿por qué estamos preparándonos?

Porque estamos con la verdad, estamos por la justicia y, sobre todo, por un derecho que nos corresponde. No estamos pidiendo un regalito, una ayudita. No es una aspiración, es una reivindicación”, enfatizó el presidente.

Bolivia solicita a la Corte Internacional de Justicia que juzgue y declare que Chile tiene la obligación de negociar, con el fin de alcanzar un acuerdo que le otorgue a Bolivia una salida plenamente soberana al océano Pacífico.

Esta obligación se debe cumplir de buena fe, pronta y formalmente, en un plazo razonable y de manera efectiva.

El proceso ingresará a la etapa final con la celebración de las audiencias orales del 19 al 28 de marzo, y se prevé que antes de fin de año se conozca una sentencia del principal organismo judicial de las Naciones Unidas.

El lunes, Morales propuso al nuevo Gobierno de Chile, liderado por el presidente Sebastián Piñera, reinstalar el diálogo marítimo antes de que la Corte Internacional de Justicia emita su veredicto.

El Jefe de Estado insistió ayer en su convocatoria. Incluso dijo que ya tiene algunas alternativas para solucionar el enclaustramiento forzado que vive el país desde la invasión chilena del 14 de febrero de 1879, pero que no las divulgará, porque a veces cuando éstas se difunden en los medios de comunicación no prosperan.

Reveló incluso que en una reunión con el equipo jurídico internacional agarró la pizarra y dibujó la alternativa, “y uno de los comentarios fue: ‘Usted no necesita a Perú, ya tiene resuelta la propuesta’”. Pero no quiso comentar más al respecto.

“Tengo varias propuestas, por aquí, por allá, vamos a avanzar, y ahí quiero decirles: Qué bueno sería que después del fallo de la Corte haya algunos mediadores, (que) hagan seguimiento, no sé si Naciones Unidas, porque finalmente Naciones Unidas tiene la obligación de hacer respetar los fallos, tal vez el hermano papa Francisco o tal vez otros organismos, personajes, expresidentes puedan acompañar. Eso también he pensado”, señaló.

“Nos hemos hecho escuchar en todo el mundo”

La movilización nacional en apoyo a la reivindicación marítima, el 10 de marzo, cuando se organizó el tendido de la bandera de más grande de la historia del país y del mundo, repercutió en el ámbito internacional.

El presidente Evo Morales afirmó: “Nos hemos hecho escuchar por todo el mundo, en todo el mundo”.

Por ello, saludó a los 150 mil bolivianos que participaron en el extendido de la enseña entre la Apacheta y el Casco del Minero a través de la doble vía La Paz-Oruro. “Ni se imaginan, hermanas y hermanos, la repercusión mundial del ‘banderazo’ por la reivindicación marítima. El domingo en la noche nos hemos reunido para evaluar, nos hemos preguntado: ¿Qué hemos hecho? Es como una locura. ¿Quién puede entender? Casi 200 kilómetros de bandera tendida en un camino, eso no hay en la historia del mundo”, apuntó en San Pedro de Sorejaya, municipio Combaya.