Bolivia consolida su quinta medalla de oro en crecimiento

INFOGRAFÍA: FRANZ ROSAS

Franz Acarapi / Cambio

El Estado boliviano nuevamente se consolidó en 2017 como la economía de mejor crecimiento en Sudamérica con un índice del 4,2%, que la hace acreedora a su quinta medalla de oro en los últimos 12 años, cuatro de forma consecutiva.

En 2009, considerado el peor año debido a la crisis internacional que comenzó a afectar los precios de las materias primas, Bolivia logró su primera medalla de oro con 3,4% de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) —valor total de la producción de bienes y servicios producidos en un país—, en 2014 obtuvo la segunda con 5,5%, en 2015 consiguió la tercera con 4,9%, en 2016 llegó la cuarta con 4,3% y la quinta en 2017 con 4,2%, según los datos del Ministerio de Economía, publicados el 25 de marzo en el documento 12 años de estabilidad económica con el mayor crecimiento de la región, que además destaca la demanda interna como principal factor del desarrollo, a través del Modelo Económico, Social, Comunitario y Productivo implementado en 2006.

“El año 2017, de acuerdo con la información de la que se dispone, habríamos crecido en una tasa del 4,2%, la cual nos ha situado, por cuarto año consecutivo, como la economía de mejor desempeño, pues no debe olvidarse que América del Sur el año pasado ha crecido en 0,8%”, destacó el viceministro de Presupuesto y Contabilidad Fiscal, Jaime Durán, ante la consulta de Cambio.

La autoridad remarcó que durante el primer trimestre los indicadores son positivos respecto al comportamiento de la economía, lo que hace prever, “si todo continúa como lo programado”, que este año nuevamente se alcanzaría un “importante crecimiento”. 

La proyección de crecimiento para el presente año es de 4,7%, según lo inscrito en el Presupuesto General del Estado (PGE) 2018.

De acuerdo con Durán, aunque hubo afectaciones en el sector agropecuario debido al impacto de los fenómenos naturales, se debe esperar el informe final sobre la magnitud del daño, pero remarcó que la economía del país no sólo se compone de esta actividad, sino también de otros sectores como la industria, la construcción, el transporte, comunicaciones, que “están manteniendo un ritmo positivo”.

“Creemos que la proyección (de crecimiento económico) que hemos realizado en el PGE, del 4,7%, se puede alcanzar”, apuntó. 

En la misma línea, el presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Pablo Ramos, declaró el 4 de este mes que la economía nacional atraviesa “un buen momento”, hecho que se refleja en su comportamiento de 2017, con una inflación del 2,7%, que está entre las más bajas de Sudamérica.

“Eso nos muestra que la economía está bien en estabilidad y en crecimiento”, indicó.

Impacto de nuevos proyectos

La construcción de grandes centrales hidroeléctricas, el aprovechamiento de los recursos evaporíticos en el salar de Uyuni —en el marco de la industrialización del litio—, nuevas carreteras, la producción de urea en Bulo Bulo y los proyectos regionales abren una inmensa oportunidad para continuar con el desarrollo del país, afirmó el presidente del BCB, Pablo Ramos.