A la sexta fue la vencida

Goles son amores

Ricardo Bajo H.

Columnista / Cambio Deportivo

A la sexta fue la vencida

The Strongest salió de su peor racha en una década con una victoria frente a un club de relleno como Royal Pari, un equipo sin hinchada (apenas 300 ‘aficionados’), ultra limitado, con entrenador interino, sin fútbol. Fue un triunfo atigrado con doble paradoja: la victoria (el primer gol decisivo) llegó en un contragolpe después de una primera parte con predominio stronguista en la tenencia de pelota (57%) y arribó con un gol de Jhasmani Campos, un futbolista que se equivocó toda la tarde (como ya es habitual).
El Tigre ganó y eso tapa todo o casi todo. The Strongest venció y ‘recupera’ estado mental óptimo para el choque decisivo ante Atlético Tucumán por la Copa Libertadores, el miércoles. El análisis, sin embargo, dice otra cosa: el equipo de Farías volvió a lucir lento, impreciso, desprolijo y trabado. No tiene profundidad y no crea ocasiones de gol (en la primera parte apenas fueron dos, el gol y un mano a mano de Escobar que llegó forzado ante el arquero). El Tigre lateraliza en exceso el fútbol y Farías no encuentra aún al ‘Chumacero’ y ‘Bejarano’ de turno que eran los expertos en romper líneas desde atrás con velocidad.
El Tigre se equivoca mucho en los pases, hace demasiadas faltas y está en plena pretemporada física (¿en la fecha 12 del torneo?), pues el cuerpo técnico de Farías halló demasiadas falencias después de un pésimo trabajo de Ischia en ese terreno. ¿Fue ésa la razón —el relajo total— por la cual plantel y dirigentes sacaron a la mala al argentino?
Dicho todo esto, tengo varias preguntas: ¿ha optado Farías por Ballivián a como dé lugar? El yungueño lleva dos partidos de titular en dos posiciones diferentes. ¿Es Ramiro la solución definitiva para el lateral derecho? ¿Y Ortiz, la apuesta de Ischia? ¿Merecen Ibargüen y Campos arrancar de inicio? ¿Por qué se insiste con Escobar de nueve cuando funciona mejor de media punta? ¿Por qué pateó el penal Vargas? The Strongest, ante el equipo más débil del torneo, se quitó la mufa, como graficó Martelli. A la sexta, fue la vencida.