Siria, una vez más resistió

*Camilo Katari

Después de conocer las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas era muy poco esperar cualquier decisión del imperio contra un pueblo que sigue resistiendo el embate criminal de las medidas que se inventó el desquiciado Donald Trump de atacar a Siria bajo pretexto de un supuesto ataque químico.

Tan similar como aquel invento del gas sarín, Trump se tomó sólo un par de horas para ordenar la acción militar y justificar su bombardeo sobre la base militar siria, que ya desde 2014 realizó varias acciones en contra de ese pueblo digno. El viernes, la ofensiva lanzada, también por Reino Unido y Francia, combinó ataques aéreos y misiles proyectados desde buques.

Pero lo que interesa a estas alturas son las reacciones del otro lado en todo el mundo, ya que el gobernante ruso, Vladímir Putin, quien condenó el lanzamiento de más de 110 misiles Tomahawk, señaló que los únicos beneficiados con la acción bélica son los rebeldes que combaten al Gobierno sirio y el Estado Islámico, que comenzaba a ser reducido gracias a una acción conjunta entre sirios y rusos.

De igual modo, el secretario general del partido español Pablo Iglesias instó al Gobierno de su país a pronunciarse en favor de la paz y no de la guerra. El líder laborista británico condenó la acción al asegurar que las “bombas no salvan vidas o traen paz”, e indicó que el Gobierno del Reino Unido debería ejercer un liderazgo en favor del cese al fuego en la nación árabe y “no tomar instrucciones de Washington”.

No pudo quedar atrás el presidente de Bolivia, Evo Morales, quien enfatizó a través de su red social: “Con la fuerza de la dignidad, la defensa de la paz de los pueblos del mundo, condenamos enérgicamente el ataque desquiciado de Trump contra el hermano pueblo de Siria. Ayer inventaron irreales armas de destrucción masiva para invadir Irak, hoy lanzan misiles con excusa parecida”.

El Consejo de Seguridad de la ONU sesionó de emergencia para tratar el asunto y allí la Embajadora de Estados Unidos, además de justificar la acción unilateral (condenada por Rusia, Bolivia y otros países), sugirió que podría haber más intervenciones militares de ese tipo.

Todos conocemos la historia de las “armas de destrucción masiva” que supuestamente tenía en su poder Saddam Hussein y que jamás se hallaron, ni antes de la destrucción del régimen ni después. Pero la tragedia igual fue consumada a partir de 2003 porque la mentira se había arraigado en la sociedad americana. El tema es apoderarse de los recursos, gas y petróleo.

Con el ataque de la semana pasada, EEUU violó, por enésima vez, la Carta de las Naciones Unidas, demostrando más allá de toda duda que el presunto “orden mundial” no es tal sino un brutal e inmoral “desorden mundial donde rige la máxima bárbara del derecho del más fuerte. 

Pero no sólo eso: Trump también violó la Carta de la OEA. Sería bueno que el secretario general de esa siniestra organización, Luis Almagro, tan preocupado por pedir que se respete la democracia a la República Bolivariana de Venezuela, tomara nota de esto y denunciara a Washington, con el mismo ardor con que enjuicia a Caracas, por su agresión a Siria.

Los latinoamericanos y caribeños sabemos lo que esas palabras significan y estaremos preparados para desbaratar esos planes. Suenan los tambores de guerra en la Casa Blanca y no sería de extrañar que aparte de continuar con sus operaciones bélicas en Siria hubiera en Washington quienes crean que llegó el momento de ajustar cuentas con Venezuela, una espina en el zapato que hace mucho tiempo le molesta al Tío Sam. 

En más de un año que está en el poder, Donald Trump se mostró coherente con sus promesas electorales altamente aislacionistas, pero sin réditos de aceptación. Sus niveles de popularidad han sido históricamente bajos para el poco tiempo que lleva en la Casa Blanca. Este clima negativo parece haber cambiado. A su favor está el clima de opinión de repulsa cada vez más intenso a esos actos genocidas. 

Una de las cosas que está clara en este panorama complejo es que esta vez, Siria junto a Rusia dieron una lección de resistencia e hicieron que EEUU junto a sus aliados fracasaran en su intervención al desviar los misiles, sin embargo, debemos ponernos en alerta para un desenlace donde ezsperemos que los yankees no sean una vez más los protagonistas de esta película de terror.
*Es escritor e historiador potosino.