Bolivia y el precio del petróleo

hidrocarburos
Desde Doha (Catar) llegaron noticias referidas a la cumbre petrolera celebrada este domingo, que finalizó sin acuerdo pese a que los expertos tenían listo un proyecto de acuerdo para congelar la producción de crudo. Algunos países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) cambiaron su postura a último momento.
Para Bolivia es muy importante todo lo que ocurre alrededor del precio del crudo porque su valor es una referencia fundamental para los ingresos que percibe por la exportación de gas, que actualmente realiza a Brasil y Argentina.
Las agencias de noticias sostienen que hasta el pasado sábado virtualmente había un acuerdo trabajado durante varios meses para definir los puntos del pacto y ya se había alcanzado un proyecto orientado a estabilizar el precio, pero no se dio.
La falta de acuerdo en Doha posterga momentáneamente la posibilidad de estabilizar el precio del crudo en un nivel que evite perjuicios a los países productores de petróleo.
A fines del año pasado y principios de 2016, algunos medios de comunicación intentaron generar expectativas negativas respecto al efecto de la caída del precio del petróleo, a lo que las autoridades del sector económico respondieron con mensajes de tranquilidad basados en la evaluación y resultados económicos de gestión.
Existe el antecedente de que Bolivia aguantó más de 80 dólares de caída del precio del commodity desde cuando éste cotizaba sobre los 100 dólares el barril. Sin embargo, la economía del país demostró que tiene la suficiente fortaleza para contrarrestar la baja. De hecho, el Producto Interno Bruto registró un crecimiento del 4,8 por ciento en 2015.
Entretanto el país debe continuar con su programa de inversiones para asegurar las crecientes demandas de los mercados del gas. En ese sentido es saludable que YPFB haya realizado con la debida anticipación la gestión de recursos para el desarrollo de proyectos de exploración y explotación hidrocarburífera.