Harding se inventó el trazo del Silala

Gonzalo Pérez Bejar

A sus 93 años, el ingeniero Antonio Bazoberry Quiroga (foto) aseguró que el trazo sobre la existencia de un río Silala fue inventado por el ingeniero Josiah Harding.

“Harding se inventó el trazo porque ingresó a territorio boliviano de forma ilegal y se interioriza sobre la existencia de los bofedales que tenían agua pura. Los arrieros le contaron que se proveían de esa agua para llevar en sus morrales hasta Antofagasta”, detalló.

Sin embargo, Harding cometió un error cuando dibujó la nueva ruta que debía seguir el ferrocarril hacia Antofagasta.

Según Bazoberry, la escritora chilena María Piedad Allende refiere que fue el gobierno de Domingo Santa María González (1884) el que contrató al neozelandés para que realice el trabajo.

Eso le permitió, dijo, hallar los bofedales y reservas de agua que años después fueron llevados para alimentar las locomotoras de la empresa The Antofagasta & Bolivia Railway, tras realizar un pedido oficial a la Prefectura del departamento de Potosí (1906).

No existe un río

“Si no hay cuenca hidrográfica, no hay lluvia, entonces no hay recursos hídricos que pudieran escurrir o conformar un río. Ése es uno de los puntos en el que nos valemos”, sostuvo.

Identificó la región como árida, donde hay poca precipitación pluvial y el caudal de litros por segundo es cero, según las estadísticas climatológicas recabadas del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi).

Indicó que para confirmar la existencia de un río su trabajo lo llevó hasta la biblioteca de Washington, Estados Unidos, donde revisó cartas hidrográficas de 1700 a 2001.

“En ninguna de ellas figura un río Silala, ni ningún otro río que hubiera en Bolivia e ingresara a Chile”, afirmó.

Por eso se atrevió a señalar que Chile no tiene ningún antecedente válido, sea técnico, económico, financiero y geopolítico, “porque no existe el río Silala, ni existió”. Bazoberry expuso sus estudios en su libro El mito del Silala, luego de revisar textos de hidráulica “y la conformación de la vertiente endorreica (que tiene origen) del lago Titicaca, Altiplano y Sur Lípez”.

También se analizó documentos estadísticos chilenos y éstos no muestran la existencia de un río internacional que se origine en territorio boliviano con el nombre de Silala.

Asimismo, se hizo un balance hídrico superficial de Chile (zona norte), donde sólo están registrados los ríos Loa, San Pedro, Salado y Huatacondo.

“No se registra ningún río Silala, porque no existe. Tampoco río Siloli, que es un nombre usado en un sistema de distribución de agua potable conformado por canales y cañerías en el poblado de Incacaliri (Chile)” afirma en el texto.

Respecto a los estudios hidráulicos, el libro refiere: se verifica que las aguas del subsuelo que afloran a la superficie en forma de manantiales estáticos solo humedecen los suelos volcánicos y están imposibilitados de escurrir por la superficie permeable para formar un río o aflorar como vertientes.

“Las aguas inmovilizadas en las profundidades del Quetena no cuentan con una recarga de agua superficial, porque no hay una agua de lluvia”, sostiene.

Canales artificiales 

El ingeniero Bazoberry reveló que la primera vez que visitó el lugar observó que en los sitios donde se encuentran los bofedales se construyeron zanjas de tierra, con una sección de 80 centímetros de profundidad y 60 de ancho.

“Esa es una prueba para que los chilenos no puedan aducir  que se trata de un río, porque esas zanjas son canales por donde corre el agua y ningún ingeniero chileno puede afirmar que un canal artificial sea un río”, aseguró.

Sin esta infraestructura construida por obreros chilenos no hubiera sido posible trasladar el agua de los manantiales hasta depósitos construidos en territorio chileno, de donde se distribuye para su consumo.

Apuntes

» Chile demandó a Bolivia en junio de 2016 ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en La Haya, Holanda, con el argumento de que las aguas del Silala son de curso sucesivo y forman un río.

» La tesis boliviana da cuenta de que estas aguas se forman en manantiales.