Calzados Ferrami apuesta por el mercado de prendas militares

Foto: Ferrami
Ramiro Quisbert Castillo, productor de botas y botines militares Ferrami.

Maribel Condori Monrroy

Ramiro Quisbert Castillo se dedica a fabricar calzados desde hace 20 años. Actualmente es propietario de la microempresa cochabambina Ferrami, dedicada exclusivamente a la confección y fabricación de productos para los militares.

El artesano relató que heredó la habilidad de elaborar calzados de sus abuelos y padres. Se dedica al rubro desde niño. Inició como ayudante de su papá, en el taller instalado en la ciudad de La Paz, pero después de años de experiencia abrió su propia empresa en Cochabamba. 

Contó que antes fabricaba calzados para ropa casual, formal y deportiva, según la demanda de sus clientes. La mercancía se comercializaba en los mercados del país; sin embargo, ante la competencia decidió cambiar a la línea de zapatos, botines y botas para militares. 

Tenía la habilidad y creatividad para incursionar en esta línea, pero necesitaba aumentar su capital para comprar material y maquinaria.

Luego de consultar varias entidades financieras, acudió al Banco de Desarrollo Productivo (BDP), en el que obtuvo un crédito.

Ramiro relató que esta entidad financiera no sólo le colaboró con un préstamo a bajo interés, sino también con publicidad gratuita en medios de comunicación televisivos, lo cual le ayudó a abrir más mercados.  

“El BDP me dio un crédito con bajo interés de 9,5%, una gran ayuda. Gracias a los spots publicitarios, me llamaron clientes a quienes les enviaba fotos de los modelos por WhatsApp y me hacían pedidos”, añadió.

Dijo que antes su capital semanal era de Bs 800, pero ahora esa cifra subió a Bs 40.000. Gracias a los spots comerciales consiguió clientes no sólo de La Paz, sino también de otros puntos del país. 

Los interesados en su mano de obra piden hasta seis u ocho pares. El precio de cada uno varía dependiendo del modelo, por ejemplo, las botas de cuero, lona americana y planta de caucho cuestan Bs 180. 

El productor indicó que este año la meta de su microempresa es crear más modelos, comprar más maquinaria y tener clientes de los nueve departamentos del país. Por ahora, sus productos se distribuyen en Cochabamba, La Paz, Santa Cruz y Oruro, principalmente.  

“Mi objetivo es mejorar la calidad de mis productos y competir. He creado más modelos. Desde la próxima semana saldrán al mercado botas más cómodas para hacer instrucción”, dijo el artesano.

Actualmente, la empresa Ferrami opera con seis empleados, todos familiares de Ramiro. El taller está instalado en la avenida Blanco Galindo, calle Ignacio Sanjinés, a la altura del kilómetro 4.