El Pacto de Unidad y el proyecto histórico

Los pueblos indígenas originario campesinos demostraron al mundo que un nuevo modelo de vida, con justicia social, equidad y sin exclusiones, es posible. Que desde sus bases organizativas, desde su núcleo esencial que es el ayllu, emergen incuestionables las voces del cambio social, de la transformación del mundo. 
Los pueblos milenarios han cuestionado las bases mismas del colonialismo y el capitalismo depredadores, del imperialismo. Han sido capaces no sólo de articular un discurso desde la resistencia anticolonial, sino ahora —y desde el 22 de enero de 2006— construir un programa de gobierno que, a la luz de la realidad boliviana, resulta ser el único sustentable y con perspectivas serias para encarar los desafíos del futuro de Bolivia. Es más, los pueblos originarios fueron artífices de liderazgos históricos, como Túpac Katari, Zárate Willka y un contingente de guerreros indígenas que se rebelaron con las armas en mano contra sus opresores. Es aquella herencia heroica, sin duda, la que encarna Evo Morales.
Tal la reflexión que motiva el encuentro de las organizaciones del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu en Llallagua (norte Potosí), que a ojos del mundo deja sentada —de manera contundente— la fuerza de la comunidad y la energía del ayllu.
El IX Jach’a Tantachawi-Jatun Tantakuy, como también se denomina el evento que consolida la organicidad del Conamaq, ha señalado la necesidad de seguir luchando para que el presidente Evo Morales continúe liderando al país en favor del pueblo boliviano guiado por la fuerza milenaria de los ayllus, por la Madre Tierra y el respaldo de millones de hijos de esta patria.
“Con su presencia me voy fortalecido para continuar con nuestro proceso de cambio”, “Somos orgullosos pueblos originarios. No llegamos al Gobierno como inquilinos, hemos llegado para toda la vida, los pueblos originarios recuperamos el poder político”, señaló el presidente Evo Morales en su cuenta de Twitter tras inaugurar el encuentro y lanzar el reto de seguir construyendo la unidad entre todos.