Bolivia es un ejemplo por la eficacia de su modelo económico

Foto: Gonzalo Jallasi

Entrevista: Fernando José Lorenzo Estefan (ExMinistro de economía y Finanzas de Uruguay)

Dijo que el gran desafío que deben superar los países de América Latina es reducir el nivel de desigualdad económica y social con políticas que incluyan a todos los sectores sociales.

La exautoridad uruguaya destacó el desarrollo económico boliviano y la aplicación de políticas de inclusión social en el marco de la redistribución de la riqueza. Remarcó que la inversión pública en infraestructura, educación y el sector productivo fue fundamental para mantener el nivel de crecimiento, que por varios años fue el más alto en la región.

¿Cómo ve el panorama para América Latina en la actual coyuntura? ¿Qué agenda tendrán que asumir en el corto y mediano plazo los países para superar la crisis financiera?
En la perspectiva económica de América Latina hay que hacer una división, que consiste en los desafíos de siempre y los de corto plazo que están en la coyuntura.

América Latina tiene que reducir sus niveles de desigualdad, es una región donde la pobreza está extendida a pesar de lo ocurrido en estos últimos años, son países que han tenido dificultades en la reinserción económica, hemos tenido inestabilidad macroeconómica, entonces, tenemos brechas de infraestructura, de género, dificultades de cuidado del medioambiente; es decir, hay un conjunto de temas que son los desafíos de siempre, aunque en cada uno de estos planos muchos países lograron avances, pero no son suficientes.

En los desafíos de corto plazo está el contexto de la economía mundial con crecimientos más moderados de los que tuvimos hace unos años. Estamos enfrentando una realidad de presiones proteccionistas por parte de algunos países como Estados Unidos y los conflictos que genera con Europa y China, por ejemplo.

Hay desafíos en la coyuntura que implican cómo seguir adelante en una etapa en la cual tenemos que romper con la idea de que la región es homogénea, nosotros somos diversos en las concepciones que orientan las estrategias de desarrollo económico y político.

¿Qué medidas deben adoptar los países para superar esta crisis económica y reducir de forma gradual las brechas de desigualdad social?
Mantener la estabilidad y la previsibilidad de las políticas me parece fundamental, ésta no es una etapa para aventuras arriesgadas.

Segundo, hay que impulsar una agenda que permita continuar con los procesos de mejoras económicas y sociales, eso implica fortalecer la inversión en infraestructura, inversión productiva y educativa, esos tres pilares son fundamentales para proyectar mejoras que se deben planificar.

Todavía somos la región con más desigualdad (económica y social) del planeta, no somos los más pobres, pero tenemos un alto nivel de desequilibrio que es grave para la macroeconomía, para quien tiene que conducir el funcionamiento de las instituciones.

¿Cómo se ve al Estado boliviano después de mantener en 2017 el mayor crecimiento económico entre los países de Sudamérica y por cuarto año consecutivo desde 2014?
Son muchos más años, cuando ocurría la crisis en los años 2008 y 2009, Bolivia y Uruguay mantuvieron registros positivos de crecimiento económico.

Bolivia es un país estable, tiene un crecimiento vigoroso en la comparación histórica, claro, si nos queremos comparar con la tasa de crecimiento de China, por supuesto, puede aparecer como más moderado este crecimiento, pero son registros importantes.

Lo que pasa es que venimos de muy atrás y necesitamos generar crecimiento porque tenemos que cerrar brechas de ingresos respecto a países que están mejor que nosotros, brechas de desigualdad social, educativa, de infraestructura. Hay mucho trabajo por hacer todavía, eso es lo desafiante para la región y yo diría que para países como Bolivia es alentador el camino recorrido hasta hoy, pero hay que hacer más. 

El Modelo Económico Social Comunitario Productivo aplicado por el Gobierno boliviano desde 2006 generó mucho interés en sectores académicos por los resultados obtenidos. ¿Qué impresión le dejó este hecho?
Mostró ser un modelo adecuado y eficaz para resolver algunos de los problemas que Bolivia tenía que atender. La lectura que yo hago es que este país es un ejemplo de haber recorrido su camino, lo importante son las transformaciones que ayudaron a pensar en otros cambios que le permitieron ganar soberanía, mejorar sus ingresos, aplicar políticas de inclusión social, pero hay más transformaciones pendientes por hacer. Cada país debe tener su agenda anclada en la realidad, los temas relevantes en Uruguay no son iguales a los que hay en Bolivia.

¿Cómo se puede fortalecer el comercio entre los países de América Latina en el marco de la complementariedad?
Hay que aceptar que es un área donde hemos tenido grandes fracasos, no hemos logrado ni con complementariedades, ni sustituciones, ni esfuerzos nacionales de integración conformar una red densa de vínculos comerciales y productivos importantes en la región. Algo estamos haciendo mal en la agenda de complementación productiva e integración respecto a otros lugares que les fue mejor.

La integración regional tiene mucho para ofrecer a nuestros países y siento que estamos haciendo menos de lo que podemos hacer.

Perfil

Nombre: Fernando José Lorenzo Estefan

Cargo: Exministro de Economía y Finanzas de Uruguay.

Experiencia: Entre 2010 y 2013 ocupó el cargo de Ministro de Economía de Uruguay, es presidente de la Red de Investigaciones Económicas del Mercosur y consultor de Fonplata.