Pasos fronterizos no autorizados serán destruidos con explosivos

Militares vigilan tres camiones que ingresaron ilegalmente a Bolivia.
Foto: Aduana Nacional de Bolivia

Roberto Medina Buezo / Cambio

Los caminos no autorizados por los que ingresa mercadería de contrabando a Bolivia desde Chile serán destruidos con explosivos y maquinaria pesada. Las Fuerzas Armadas no quieren dejar ni un  rastro de estas rutas ilegales.

Evitar el contrabando es una prioridad para el Estado boliviano por la cantidad de productos ilegales que ingresan desde territorio chileno, por ello es necesario aplicar medidas más radicales contra esta actividad que afecta en gran medida a la economía boliviana.

En la anterior gestión, el Gobierno informó sobre el cavado de zanjas en determinados puntos fronterizos para evitar el paso de los camiones desde Chile, sin embargo esta posibilidad fue descartada.

“Se desestimaron las zanjas porque no resolverán el problema en su totalidad y la inversión no está justificada porque no nos darán los resultados que quisiéramos, pero si anulamos los caminos no autorizados, las vías utilizadas por el contrabando, entonces esas rutas ilegales serán voladas, ése es el trabajo que se hará”, informó a Cambio el ministro de Defensa, Javier Zavaleta.

La autoridad dijo que se analizarán los tipos de caminos, su ubicación, la composición del terreno y la topografía para establecer si es necesario usar explosivos o maquinaria pesada.

Zona caliente

Como Estado se determinó, explicó, que la frontera con Chile, en sectores de Oruro y Potosí, “se convirtió en zona caliente del contrabando, además de que ahí ocurrieron hechos de sangre contra policías y militares en los que estuvieron involucradas personas armadas con fusiles y dinamita”.

Reiteró que esa zona, de aproximadamente 400 kilómetros, es la prioridad debido a la circulación ilegal de mercadería y el uso de armas y dinamita contra los uniformados.

“El control allá es la prioridad, por eso se contará con recursos adicionales (tecnológicos y logísticos) que se destinarán a esa zona caliente. El resto de la frontera boliviana no llegó a ese nivel de violencia, por lo tanto, junto con el Viceministerio de Lucha Contra el Contrabando nos trasladaremos a ese lugar”.

El 13 de marzo, dos sargentos de las Fuerzas Armadas fueron asesinados con disparos de armas de fuego después de ser emboscados por un grupo de contrabandistas, luego de un operativo en el que se incautaron de cinco vehículos indocumentados.

El hecho ocurrió en la comunidad Cahuana, municipio de Sabaya, Oruro.